El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) arremetió este jueves contra la reforma a la Ley del Impuesto Sobre la Renta, que aplica una nueva tasa del 1% sobre los ingresos brutos.

En una conferencia de prensa ofrecida este jueves, el presidente del Cohep, Santiago Ruiz, auguró despidos y hasta cierre de empresas debido a la nueva tasa que afectará "a los que siempre han pagado impuestos".

Asimismo, rechazó las declaraciones vertidas por el secretario de Finanzas, William Chong Wong, y del titular de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), Oswaldo Guillén, quienes han calificado de "ladrones" a los empresarios, pero se han negado a dar nombres de los evasores del fisco.

Ruiz declaró que el gobierno de Honduras tiene necesidad de más recursos, pues "es el botín para enchambear a más gente".

Descartó además que la organización vaya a impugnar la reforma ante la Corte Suprema de Justicia, porque sería "perder el tiempo", aunque reiteró que la empresa privada no está en disposición de pagar el salario mínimo aprobado por el gobierno de Honduras de forma retroactiva.

En decreto Ejecutivo, la administración de Porfirio Lobo Sosa aprobó a finales de marzo un aumento salarial diferenciado en nueve categorías y retroactivo desde enero, que va de 4,368 lempiras para el sector agrícola y de 6,651 lempiras para el financiero.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada pidió a las empresas recurrir a la Corte Suprema de Justicia en amparo contra la medida, que entró en vigencia este mes.

Entre otras cosas, el Cohep advirtió también sobre el impacto negativo sobre la población debido al ajuste por combustible de 8% que aplicará la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) en mayo, y que con los ajustes impuestos desde el 2010 sumarán 20%.

La reforma a la Ley de ISR. La reforma al artículo 22 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, aprobada este sábado por la noche, en el Congreso Nacional, establece que las personas naturales y jurídicas domiciliadas en Honduras "pagarán el 1% sobre los ingresos brutos cuando de la aplicación de las tarifas señaladas en los incisos a y b resultare menor al 1% de los ingresos brutos declarados; este mismo 1% sobre los ingresos brutos pagarán las personas naturales y jurídicas que reporten pérdidas al final del ejercicio fiscal".

"La tasa se reducirá al 0,5% en el caso de los contribuyentes que operen con precios regulados" y no será aplicada a las personas naturales que obtengan ingresos provenientes de sueldos y salarios.

Tampoco estarán sujetas "al pago del 1% antes referido aquellos contribuyentes cuyos ingresos brutos anuales sean iguales o menores a 10.000.000 de lempiras (US$520), no obstante, deberán cumplir con la declaración y pago del impuesto sobre la renta y del impuesto sobre el activo total neto".

Tampoco las personas naturales o jurídicas que incurran en pérdidas por casos derivados de desastres naturales, catástrofes, guerras, estados de excepción, debidamente acreditables ante la Dirección Ejecutiva de Ingresos, durante los primeros dos ejercicios fiscales desde que ocurran.