El director del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Armando Urtecho remitió el 3 de noviembre de 2011 a Felícito Ávila, secretario del Trabajo, que ninguna de las organizaciones miembros de este Consejo está facultada ni autorizada para conformar la comisión negociadora del salario mínimo 2012, hasta que el nuevo mecanismo de fijación de salario Mínimo esté legalmente aprobado.

"El sector privado no acompañará a los otros sectores por el incumplimiento de los acuerdos adquiridos junto al gobierno y las centrales obreras en el marco del Consejo Económico y Social (CES), instancia encargada por el mismo presidente de la República Porfirio Lobo Sosa al concluir el acuerdo de fijación de salario mínimo 2011", dice el texto.

La posición empresarial trascendió cuando el secretario general de la Central General de Trabajadores (CGT), Daniel Durón, expresó que el salario mínimo para 2012 debe ser de 9.500 lempiras (US$489,9).

El salario mínimo promedio vigente es de 5.524 lempiras (US$284,9), esto representará un ajuste superior a los 3.975 lempiras al mes (US$205). Urtecho sostiene en el texto que en la reunión ordinaria del pleno del Consejo Económico y Social del 17 de agosto de 2011, y por unanimidad de los sectores obrero -campesino, gobierno y empleador, se aprobó el nuevo mecanismo de fijación de salario mínimo. Sin embargo, no fue aprobado por el presidente Porfirio Lobo.