El presidente de la Coparmex propone que México debe prepararse para lo peor; el líder del CCE comenta que se trabajan medidas para la inversión.

México debe prepararse para enfrentar las políticas económicas proteccionistas que emprenda el reciente presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Tenemos que prepararnos para lo peor en caso de que las bravuconadas del presidente, dichas cuando era candidato, quisieran ponerse en marcha”, destacó el líder de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther.

A un mes de que el político republicano estadunidense asuma la Presidencia de la primera economía del mundo, el dirigente se pronunció por “aprovechar este tiempo” para elaborar una estrategia enfocada a defender los intereses de México en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Oportunidad en el comercio. Este proceso debe ser una oportunidad para incrementar el intercambio comercial, defender el empleo y detonar la generación de mayor inversión en las tres naciones”, señaló Gustavo de Hoyos Walther.

Destacó que para lograrlo, el sector privado mexicano elabora un proyecto enfocado a la modernización de este acuerdo que presentará a las autoridades nacionales encargadas de la negociación a principios de 2017.

Al respecto, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, indicó que los líderes de las principales cúpulas empresariales nacionales trabajan en la conformación de un documento cuyas líneas transversales son el fomento de la inversión en el sector energético y el de telecomunicaciones, la incorporación de oportunidades de negocio en materia de infraestructura y alimentos.

Además, que el documento contenga el mejoramiento de la protección de sectores sensibles y el otorgamiento de incentivos para la incorporación de un mayor número de pequeñas empresas en las cadenas de valor.


El dirigente de la máxima cúpula empresarial del país expresó que también se pueden incorporar mecanismos que faciliten la comercialización de los insumos entre las tres naciones involucradas en el tratado comercial para profundizar la integración en los sectores que son clave, como son el automotriz y el aeroespacial.

Adicionalmente, es necesario, la modernización del acuerdo en materia de relaciones laborales, que comprenda desde nuevos esquemas de contratación hasta la garantía de los derechos de los trabajadores a fin de dinamizar las contrataciones”, comentó.

Proceso. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial apuntó que el documento se trabaja desde principios de diciembre a fin de incluir las propuestas de todos los sectores económicos, trabajadores, instituciones académicas y sociedad civil.

Refirió que además se trabajará en la conformación del grupo asesor del “cuarto de al lado”, como se denomina al sitio donde se concentran físicamente representantes del sector privado y organizaciones sociales que asisten a las negociaciones.

Uno de los objetivos principales de los negociadores debe ser conseguir que la modernización del acuerdo comercial se realice sin tener que abrir los expedientes o los capítulos que ya fueron negociados en su tiempo, y se opte por mecanismos paralelos”, apuntó Castañón.

Planes. El sector privado mexicano también trabaja en un plan de acciones con el objetivo de dinamizar el mercado interno y para poder reducir la dependencia económica con Estados Unidos.

Se tratan de 10 acciones en materia de políticas públicas para conseguir un mayor dinamismo, entre las que se encuentra el cuidado de las variables económicas, la modernización de otros acuerdos comerciales con el europeo, entre otras”, señaló Juan Pablo Castañón.

Y es que actualmente Estados Unidos es el principal socio comercial de México, toda vez que, del total de exportaciones, alrededor de 380,000 millones en 2015, es decir, 80% fue dirigió a esa economía.

Los dirigentes empresariales coincidieron en que las políticas públicas para dinamizar el mercado interno son tan importantes como resolver las reformas pendientes: Estado de derecho, corrupción, impunidad, y responsabilidad fiscal.

Eso asegura inversión, producción y empleo, que es la única forma de blindar realmente a nuestro país, no sólo ante la llegada de ideas como las de Trump, sino ante cualquier suceso, tanto externo como interno”, concluyó Castañón.