Los sectores empresarial y sindical de Nicaragua consideran que la discusión de las reformas tributarias que pretende impulsar el gobierno del presidente Daniel Ortega deben hacerse con responsabilidad y más tiempo, por lo que desaprobaron una carrera contra el tiempo, que pretende tener listas las reformas en septiembre próximo tal como lo ha planteado el asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce.

“Si queremos tener resultados, podría trabajarse inclusive todo el mes de diciembre. Por la seriedad de esto y la responsabilidad, si nos toma entrar a la negociación inclusive a inicios del 2013, y tenemos que llevar los resultados hasta el 1 de julio del 2013, en el año fiscal, si eso es lo mejor para el país, eso es lo que nos tocaría hacer”, afirmó el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, COSEP, José Adán Aguerri a El Nuevo Diario.

El representante de COSEP dijo que a partir de la próxima semana, el equipo técnico del Cosep someterá a discusión lo planteado por el gobierno, para presentar una contrapropuesta.

En tanto, Nilo Salazar, dirigente de la Confederación General de Trabajadores Independientes, CGT-i, señaló que la propuesta de Arce atenta contra una acertada definición de concertación tributaria.

La propuesta del ejecutivo incluye una revisión de la lista de bienes exentos y exonerados.

Cualquier decisión que se tome al respecto, según Aguerri, no debe afectar la productividad, la competitividad, la atracción de las inversiones y la generación del empleo formal.

El COSEP espera que esta reforma sea aprobada en consenso, tal como ocurrió con la de 2009, que permitió una sobrerrecaudación.