Managua. El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) de Nicaragua pidió hoy con urgencia el establecimiento de una mesa de diálogo con el Gobierno para consensuar un paquete de reformas al sistema de pensiones que administra el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

     Representantes del Gobierno nicaragüense han explicado que las reformas al sistema de pensiones del INSS, tienen como objetivo mantener y fortalecer la estabilidad y viabilidad del sistema mediante la distribución de responsabilidades entre las empresas y los trabajadores.

     El Gobierno del presidente Daniel Ortega aprobó el pasado 16 de abril un conjunto de reformas al INSS para evitar una posible privatización del servicio que el organismo presta a los beneficiarios, mejorar la atención médica y garantizar seguridad social para la población de menores recursos.

     El ejecutivo nicaragüense ha explicado que las medidas no incluyen modificar la edad de retiro, ni incrementar el número de semanas cotizadas, calculadas en 750 semanas cotizadas (que corresponden a 15 años de trabajo) para tener derecho a una pensión por invalidez, vejez o muerte.

     Las reformas establecen una disminución del 5 por ciento al monto de las pensiones y eleva los montos de los aportes de los empresarios del 19 al 22,5 por ciento y las contribuciones de los operarios del 6,25 al 7 por ciento.

     El presidente del INSS, Roberto López, aseguró en declaraciones a la prensa oficial que las medidas son necesarias para sanear las finanzas de la institución, lo que evitaría una posible iliquidez de la institución en el cumplimiento de los pagos de los asegurados.