Quito. Ecuador y la Unión Europea retoman desde este lunes las negociaciones con miras a un Acuerdo Comercial en cuatro mesas de jefes negociadores que abordarán las temáticas que diferenciarán al posible acuerdo de los alcanzados por Perú y Colombia con el bloque europeo.

Este acuerdo es diferente, pues el presidente socialista Rafael Correa ha manifestado en reiteradas ocasiones la determinación de su gobierno de rechazar la firma de Tratados de Libre Comercio (TLC), en cambio propone a sus contrapartes la firma de tratados de desarollo.

Felipe Rivadeneira, presidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores, explicó que ahora los jefes negociadores abordarán mesas respecto a las compras públicas ecuatorianas, servicios, acceso al mercado y propiedad intelectual y recordó que el mandatario ecuatoriano, determinó que la reanudación de las negociaciones debe ir en el sentido de poner como base a las condiciones de la Constitución del país suramericano.

El viernes pasado los empresarios privados asociados en diferentes cámaras de productores, exportadores e industriales manifestaron su adhesión a esta ronda de negociaciones y prometieron apoyo, incluso abrieron sus líneas telefónicas privadas para solventar cualquier consulta que tengan los negociadores.

“Nuestra posición de coadyuvar desde aquí y en el momento en que sea necesario, 24 horas al día mientras está esta ronda de negociaciones para cualquier consulta vamos a estar disponibles en nuestros celulares para aclarar cualquier dudas como especie de cuarto espejo, cuarto adjunto para absolver cualquier percance”, dijo Henry Kronfle, presidente del Comité Empresarial.

El sector productor enfocó la importancia de alcanzar un acuerdo con la Unión Europea, especialmente porque en 2015 expiran las concesiones de reducción arancelarias para productos ecuatorianas estipuladas en el Sistema General Arancelario SGP plus.

Alejandro Martínez, de Expoflores, enfocó que para su sector la Unión Europea representa el tercer destino de sus exportaciones (luego de Rusia y Estados Unidos) y calificó a ese mercado como un nicho maduro y que está mejorando; en ese sentido declaró que un acuerdo aportará a la estabilidad del mercado ganado por la flor ecuatoriana.

Rafael Gómez de la Torre, representante de los productores de brócoli de exportación, indicó que unas 6.000 familias están vinculadas a este producto, que llega procesado a la Unión Europea (cocido, empacado y congelado) lo que implica generación de valor agregado.

El textilero Javier Díaz analizó que la Unión Europea es el principal comprador de ropa para el consumidor final del mundo y en el caso ecuatoriano esas exportaciones representan 100 millones anuales.

En septiembre de 2007, la Comunidad Andina de Naciones (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) tuvo tres rondas de negociaciones con la Unión Europea; en abril de 2008, Bolivia se retiró de esas negociaciones; en febrero de 2009, Colombia y Perú signaron dos acuerdos comerciales con el bloque europeo y en julio de ese año, Ecuador alegó la no existencia de diálogo político y hasta ahora quedaron suspendidas las negociaciones.

Cifras de la Cámara de Industrias de Pichincha estiman que el 75% de las exportaciones provenientes de la economía popular y solidaria llegan a la Unión Europea.