El 2010 y sobre el primer semestre, ha sido un año excelente en materia económica para las firmas brasileñas que cotizan en la bolsa. De hecho la rentabilidad promedio se estimó en 13% según la consultora Economática.

En los últimos 15 años, ha sido el mejor dato, aun cuando los balances vienen con números azules desde 2002. La tendencia positiva, solo se vió interrumpida en 2008 a raíz de la crisis financiera, donde el promedio disminuyó de 12% a 8%, según publica Infobae

Los indicadores macroeconómicos, influenciados por factores internos y externos han tenido una evolución favorable para las firmas cotizantes.

"Esto es resultado de las reformas de los últimos 25 años, como la autonomía del banco central, el tipo de cambio flotante y el equilibrio fiscal", afirma el economista de Opus Investimentos, José Márcio Camargo, de acuerdo con el mismo medio.

La explosión del mercado interno es otro factor que hizo aumentar las ganancias de las empresas. La tasa de interés de referencia del banco central cayó al 10,7% y así también se abarató el crédito para el consumo.