Las empresas mexicanas tienen en caja más de 465.711 millones de pesos (US$35.619M), cifra 25% mayor a la del año pasado, recursos listos para invertirse en nuevas plantas, infraestructura, hoteles, puntos de venta y hasta la compra de naves industriales.

Se trata de dinero que también servirá para fortalecer sus finanzas, ya que una parte se enfocará en el pago de pasivos, relacionados con el crecimiento que las compañías han impulsado.

“No entendería la cantidad de recursos que se han levantado para financiar actividades si no hubiera una perspectiva muy positiva de inversión y de expansión de la producción en México. Estos recursos serán invertidos en diversos ámbitos y actividades”, dijo Pedro Zorrilla, director general adjunto de Servicios Corporativos y Relaciones Institucionales de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

En su última presentación del año el ejecutivo sostuvo que ese dinero no tiene otro destino más que el crecimiento de las compañías, las cuales ven con buenos ojos el crecimiento del mercado.

Y es que se espera que en 2014 la economía nacional crezca entre 3,5% y 3,8%, gracias a las reformas estructurales aprobadas en 2013 y a las buenas expectativas sobre la economía internacional, por lo que los corporativos están listos para aprovechar la buena racha y por ello se hicieron de recursos frescos.

Los 465.711 millones de pesos (US$35.619M), fondos listos para invertir, se obtuvieron de la BMV en 2013, sin considerar la deuda decorto plazo emitida, pues son recursos que se utilizan para la operación cotidiana de las empresas.

¿En qué gastarán?

Las empresas que colocaron acciones en el mercado están apostando por la expansión, es decir, por ganar más clientes.

Sanborns volvió a la Bolsa en 2013 para destinar los recursos a la apertura de tiendas.

Lala considera que el consumo de lácteos va en ascenso, por lo que modernizará sus plantas, construirá otras nuevas e invertirá en su flotilla de reparto.

Y ya con la reforma energética aprobada, IEnova busca oportunidades de negocio, mientras que OHL aguarda a que la construcción de infraestructura se recupere gracias a dicha reforma, con lo cual se beneficiaría, esto por mencionar a algunas compañías.

Del lado de quienes acudieron al mercado de deuda, se encuentra, entre otros, Fovissste, que puso a andar un programa de certificados por hasta 17.000 millones de pesos (US$1.300M) en 2013, justamente para financiar vivienda.

En tanto, el Gobierno del Distrito Federal realizó una nueva emisión por dos mil 126 millones de pesos, para financiar proyectos en la ciudad.