“Mercosur no destruiría la agricultura europea”, declaró, y afirmó que la industria de la UE podría contribuir al desarrollo del sector agropecuario de los países como Brasil.

El representante de la patronal europea participó junto al director ejecutivo de la Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil, José Augusto Coelho Fernandes, en un foro organizado tras la cumbre euro-brasileña celebrada en Bruselas. Los participantes en el foro recordaron las dificultades en las negociaciones para un acuerdo de asociación entre la UE y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay), especialmente en materia comercial.

Van den Hoven apuntó que las negociaciones en ese capítulo están detenidas a la espera de que se celebren las elecciones presidenciales argentinas el próximo día 23, y también debido a los temores de los europeos porque su producción agrícola resulte perjudicada por un tratado de libre comercio (TLC) con el Mercosur. “En la UE no debemos tener únicamente un punto de vista defensivo; esto es también una oportunidad, no solo para hacer negocios, sino también para participar en el desarrollo de la agricultura en Brasil, cooperar en químicos, infraestructura o alimentación”, defendió, en referencia al futuro TLC.

Según la Comisión Europea, un TLC con el Mercosur conllevaría pérdidas de entre 1.000 y 3.000 millones de euros para la agricultura europea, que las cooperativas agrarias cifran en 25.000 millones.