Asunción. Gracias a un mayor ingreso y a la baja ejecución de las inversiones públicas con relación al ejercicio 2013, el gobierno central de Paraguay cumple los dos primeros meses del año 2014 con cifras azules. 

A ello se suma un incremento cercano al 15% en torno a los ingresos tributarios, especialmente el IVA que registra un aumento del 12% y es uno de los más importantes en la estructura de la recaudación.

Este año será el tercero en déficits generales consecutivos, luego de ocho ejercicios de superávits registrados entre 2004 y 2011.

Por el lado del gasto corriente, al mes de febrero sumó una variación de 2,3% con respecto al ejercicio pasado. En dicho sector, los servicios personales (salarios y otros beneficios) implica un avance del 6% con relación al mismo lapso del año anterior.

En cuanto a los gastos de capital, se destinó un 60% menos que la registrado en el mismo periodo de 2013.

El presupuesto total comenzó el año con un déficit (más gastos que ingresos) equivalente a 2,7% del PIB, pero Hacienda apunta a ajustar la cifra a 1,7% para finales de diciembre, aunque este valor está aún por encima de los 1,5% establecido como tope en la ley de responsabilidad fiscal.

Según había señalado el ministro de Hacienda, Germán Rojas, al nivel que exige la ley de responsabilidad fiscal se llegará recién el próximo año, ya que no se pueden hacer recortes drásticos al presupuesto.

El año pasado la administración central había cerrado con un saldo rojo de 1,9% del PIB, unos US$545 millones. Este año será el tercero en déficits consecutivos, luego de ocho ejercicios de superávits registrados entre 2004 y 2011.

La brecha se financia con un mayor endeudamiento público, la emisión de bonos del Tesoro, bonos soberanos y el desembolso de los préstamos de organismos internacionales, entre otros. Para 2014 se prevé una nueva emisión de bonos soberanos, por un monto de entre US$500 millones y US$750 millones.