Quito. El número de desempleados de Ecuador pasó de 282.967 a 448.990 entre marzo de 2015 y marzo de 2016. Se trata de un incremento de 166.023 personas en un año. Esta realidad se traduce en una tasa de 5,7%; mayor a la de 2015 que fue de 3,8%. A diciembre de 2015, el desempleo fue de 4,77%, según cifras del mercado laboral que ayer publicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Ecuador registró a final de año una serie de despidos en varias empresas y en sectores como la construcción y el petrolero. Sin embargo, de acuerdo con el INEC, el mayor factor que ha influenciado en este resultado es la mayor oferta de trabajo por el incremento de la tasa de participación laboral.

Para analistas, los datos reflejan la desaceleración de la economía que ha llevado a que empresas despidan a sus empleados. Jaime Carrera, director ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal, dice que el deterioro de los niveles de empleo se da por un menor crecimiento de la economía y la desconfianza para la inversión.

Marcos López, exdirector del Banco Central, explica que la caída del petróleo ha desnudado lo ‘poco eficiente’ que fue el Estado en administrar los recursos de la bonanza petrolera, así como supuestas deficiencias del modelo económico, en el cual la economía depende del gasto público. Y cuando este baja, la economía se contrae.

Los datos del INEC también muestran que la afectación al empleo se ha registrado de manera mucho más directa en el sector urbano. Así, este índice pasó de 4,8% a 7,4% entre marzo de 2015 y marzo de 2016. Uno de los sectores más perjudicados ha sido el de las mujeres. El desempleo femenino pasó de 4,9% a 7,4%; el de varones tuvo una subida de 3,1% a 4,4%. Según el INEC, esta diferencia entre el empleo visto desde la mirada de género sí representa una diferencia significativa.

Para Carrera, el mayor nivel de desempleo en las ciudades se explica porque justamente las actividades económicas como construcción y comercio están desaceleradas, comenta.

En cuanto al desempleo femenino, considera que lamentablemente existe una brecha de oportunidades que afecta a las mujeres. Cree que un grupo que pudo tener problemas por el ajuste de la economía es el de las empleadas domésticas. (I)

40% es la tasa de empleo pleno registrada en marzo 2016. En 2015 estaba en 43,7%.

7,4% fue la tasa de desempleo en el sector urbano, según la última publicación del Instituto de Estadística.