Sao Paulo. El mercado financiero elevó sus pronósticos para la inflación de Brasil de este año a su menor ritmo en casi tres meses, señalando que datos recientes que muestran un enfriamiento de la economía están moderando las expectativas de nuevos aumentos de los precios.

Las previsiones para el referencia Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), el principal indicador de la inflación de Brasil, subieron por duodécima semana consecutiva la semana pasada, alcanzando un 5,80% desde un 5,79% de la semana inmediatamente anterior.

Esto, según el sondeo semanal Focus del Banco Central entre entidades financieras divulgado este lunes.

El mismo estudio reveló que los economistas mantuvieron sin cambios sus estimaciones para la tasa de interés referencial, Selic, para fines de este año y la previsión para la inflación a fines del próximo año.

El IPCA probablemente terminará el próximo año en un 4,78%, según el sondeo Focus.

El estudio fue publicado días después de que datos del Gobierno mostraron señales de enfriamiento de la actividad económica en enero, al dar cuenta de un alza del desempleo y de una reducción en el ritmo de otorgamiento de créditos bancarios.

Aún así, los inversores esperan que el Banco Central eleve el miércoles la tasa de interés en medio punto porcentual a un 11,75% para combatir la creciente inflación.

Las preocupaciones sobre un aumento en los costos de los servicios tras la mayor expansión económica en 24 años durante el 2010, así como los crecientes precios de los alimentos, han tomado un rol central en las últimas semanas, con el índice IPCA saltando a un máximo de seis años de 6,1% en los 12 meses hasta mediados de febrero.

Funcionarios gubernamentales han dicho que las recientes medidas que apuntan a desacelerar el crecimiento del crédito y poner un tope a los gastos públicos deberían aliviar esas presiones inflacionarias.

Sin embargo, a los analistas les preocupa que la magnitud de estas medidas pueda ser muy limitada y no logre detener el salto en los precios al consumidor.

El Banco Central tiene una meta de inflación de un 4,5% para el 2011 y el 2012, con una tolerancia de dos puntos porcentuales hacia arriba o abajo.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central se reunirá el 1 y 2 de marzo para tomar una decisión sobre el nivel de la tasa de interés.