El mundo atraviesa un periodo de grandes turbulencias y es muy difícil anticipar qué va a pasar. En este escenario, hay grandes incertidumbres y sorpresas. Con este diagnóstico empezó su intervención en la edición número 30 de las Jornadas Anuales de Economía del Banco Central (BCU) quien fue el primer presidente de la institución (entre 1968 y 1972), Enrique Iglesias.

"La bonanza internacional se terminó", sentenció. El economista centró su participación en los factores –internacionales y regionales– que pueden impactar en la realidad nacional. De acuerdo a Iglesias, el mundo todavía no terminó de "resolver a fondo" la crisis que inició en 2007. Atado a esto aparece la discusión de la Reserva Federal de EE.UU. de normalizar las tasas de interés, añadió.

"El otro tema que también nos preocupa mucho es la Unión Europea", apuntó el ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Iglesias dijo que las cosas en el Viejo Continente "no funcionan bien". Además, agregó que la "tragicomedia" griega no ha desaparecido del escenario.

"Es una tragicomedia porque todos los actores saben desde el principio el fin y nadie hace nada para terminarlo definitivamente", dijo. Según él, el panorama en Europa no solamente es preocupante por la situación en Grecia –"creo que puede terminar mal", opinó– sino porque ha generado un debilitamiento del espíritu comunitario. "Y eso sí que es una cosa seria", indicó.

Iglesias también se mostró preocupado por un elemento que puede generar "grandes repercusiones en la economía internacional": los shadow banks (bancos en las sombras). Pese a los esfuerzos del G20 por regularlos, dijo, sigue siendo un tema sin resolución.

Asimismo, el exsecretario general Iberoamericano de Naciones Unidas, expresó que la situación en China es preocupante. Producto del crecimiento que el gigante asiático experimentó en los últimos años, "se convirtió para América en un gran estimulante, a través del precio de las materias primas". Esto, sumó Iglesias, llevó a la región a "tener el período de bonanza más grande que recordamos en la historia contemporánea". La desaceleración del crecimiento de la economía China abre la interrogante de qué impacto va a tener por estas geografías, indicó.

AlertasEl economista alertó acerca de la tendencia mundial hacia la fragmentación de la política comercial. "Las grandes potencias están alejándose del compromiso multilateral para pasar a una etapa de compromisos por bloques", dijo. También mencionó la presencia de desequilibrios políticos que deterioran la ley internacional, y que impactan en la conducta económica; y el debilitamiento de la infraestructura institucional luego de la Segunda Guerra Mundial.

Iglesias celebró la "capacidad de gestión macroeconómica" que tienen los países de la región hoy, pero señaló algunos "deterioros", como el de la clase política, lo que gatilla una caída en la confianza. Para finalizar, llamó a cuidar los logros sociales de la última década, especialmente en aquellos países donde hubo un aumento fuerte de las clases medias. "Lo peor que nos podría pasar es que esas clases medias frágiles y vulnerables vuelvan atrás", dijo. Instó también a evitar "las grandes crisis macroeconómicas". "Tenemos condiciones para eso", remató.

Rol internacional de la Fed. Esta edición de las Jornadas Anuales de Economía se inició con un panel conformado por el expresidente del BCU, Ricardo Pascale; el exgerente de política económica de la institución, Ariel Banda; el actual presidente, Mario Bergara; así como por Enrique Iglesias. Pascale –bajo cuya presidencia se crearon las Jornadas Anuales de Economía en 1986– y Banda –uno de sus impulsores– recordaron la génesis de la iniciativa. El cierre de la primera mañana estuvo a cargo del economista estadounidense Barry Eichengreen, quien disertó acerca de los desafíos que vienen en materia de políticas monetarias globales. Eichengreen se centró en el rol internacional que juega la Reserva Federal.