El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que México enfrenta una situación de desconfianza en lo interno y de incertidumbre en lo externo por la economía internacional, en su mensaje con motivo del Tercer Informe de Gobierno.

Mencionó que el año que marca la mitad de su sexenio ha sido difícil para el país. En referencia a la desaparición de los normalistas de Guerrero, la fuga de Joaquín Guzmán Loera y señalamientos de conflictos de interés, dijo que han sido situaciones que han generado indignación.

Ante representantes de los poderes Legislativo y Judicial, funcionarios, empresarios y líderes sociales, dijo que las prioridades serán fortalecer el Estado de derecho, impulsar el crecimiento económico y combatir la desigualdad. En su mensaje, Peña Nieto anunció diez acciones para fortalecer el desarrollo del país.

Al recordar el complicado escenario económico internacional y la baja en los petroprecios, expuso que México no optará por soluciones fáciles, demagógicas y populistas. La intolerancia, la demagogia o el populismo son una amenaza recurrente.

Peña aseguró que mantendrá la estabilidad macroeconómica con un presupuesto responsable, y refrendó su decisión de no crear impuestos ni subir los existentes y no recurrir a la deuda.

En materia de seguridad explicó que la estrategia va más allá de detener a capos y destacó que 92 de 122 objetivos ya no son un peligro. Destacó que se han superado los obstáculos de la Reforma Educativa y señaló que 4.5 millones de mexicanos han sido beneficiados con la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Peña lanza decálogo para crecer. Reconoce que el país tiene desafíos que no puede sortear con populismo.

El ambiente de incertidumbre económica mundial no lo puede sortear México a partir de soluciones fáciles, demagógicas y populistas, advirtió el presidente Enrique Peña Nieto durante su mensaje con motivo de su Tercer Informe de Gobierno.

Hoy el mundo aún no termina de superar los efectos económicos y sociales, derivados de las graves crisis financieras de 2008, pero eso no es motivo para que se apueste aquí por salidas fáciles como ha ocurrido en otros países, señaló ante unos mil 500 invitados reunidos en Palacio Nacional.

Me refiero al riesgo de creer que la intolerancia, la demagogia o el populismo, son verdaderas soluciones.

Esto no es nuevo. Es una amenaza recurrente que ha acechado a las naciones en el pasado, subrayó.

En la mayoría de las naciones, la desigualdad social ha aumentado; el crecimiento económico no ha recuperado su dinamismo previo; y tampoco han bajado las tasas de desempleo a los niveles anteriores a la crisis, reconoció Peña Nieto.

Frente al pesimismo, desencanto y malestar social que se muestra en países de Europa, Asia y América los gobernantes deben actuar con responsabilidad en la implementación de políticas públicas que acierten a promover el desarrollo social y el crecimiento económico y no implementando soluciones mágicas.

De manera abierta o velada, la demagogia y el populismo erosionan la confianza de la población; alientan su insatisfacción; y fomentan el odio en contra de instituciones o comunidades enteras.

Puntualizó que los cambios positivos y duraderos de toda sociedad se logran por la vía de la institucionalidad, de la estabilidad económica, del respeto a los demás y de la voluntad de construir sobre lo que ya se ha avanzado.

“Mi responsabilidad como Presidente es avanzar sin dividir; reformar sin excluir; transformar sin destruir”, expresó.

El mandatario federal afirmó que en los primeros tres años de su Administración se enfrentaron rezagos ancestrales, se vencieron resistencias, se superaron inercias y se transformó a las instituciones.

Por este camino es que transitarán las 10 acciones dadas a conocer el día de ayer que se implementaran en el segundo tramo de su sexenio.

“Estas 10 medidas tienen objetivos claros. Me refiero a fortalecer el Estado de Derecho; impulsar el crecimiento económico; y combatir la desigualdad. Justamente éstas serán las prioridades que tendremos, para la segunda mitad de esta administración.

“Si hace 3 años era importante que el país no diera un salto al vacío, hoy es esencial que México no claudique en su proceso transformador”, sostuvo.

Prosperidad. Durante su mensaje que duró una hora con 53 minutos, 25 minutos más que el año pasado, manifestó su compromiso de mantener la macro estabilidad durante el próximo año a través de un proyecto de Presupuesto Económico “responsable y realista”.

Centrado en el bienestar de los mexicanos y sensible a las prioridades de la población.

“Para crear empleos, las empresas y las familias necesitan tener certidumbre tributaria. Y honrando mi palabra con los mexicanos, no propondré nuevos impuestos ni incrementos a los existentes; esto por supuesto significa, que no habrá IVA ni a medicinas ni a alimentos.”

En paz. En el México en paz, el gobierno combate al crimen con una estrategia que va más allá de detener a los líderes de las organizaciones delictivas, expuso Peña Nieto.

“Gracias al trabajo conjunto de las dependencias del Gabinete de Seguridad, 92 de los 122 delincuentes más peligrosos, ya no son una amenaza para la sociedad mexicana. Y que no haya duda: el Estado Mexicano está haciendo uso de todas sus capacidades, para localizar y llevar ante la justicia, a quienes están evadidos de ella”.

Acompañado de su gabinete legal y ampliado y frente a los 31 gobernadores y el jefe de Gobierno del Distrito Federal: el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de la Cámara de Diputados y de Senadores, empresarios y líderes de la sociedad, el mandatario hizo también un reconocimiento a las Fuerzas Armadas, lo que arrancó un aplauso de los mil 500 invitados.

Educación y social. Sobre la Reforma Educativa, ésta va adelante en Oaxaca y en todo el país.

“Con responsabilidad y firmeza, el Estado mexicano está superando los obstáculos y bloqueos que impedían brindar una Educación de Calidad en Oaxaca. Por nuestros niños, por nuestros jóvenes, en Oaxaca, y en todo México, se aplicará la ley”.

Uno de los retos más grandes de gobernar el país, admitió Peña Nieto es superar las diferencias sociales y acortar las brechas de desarrollo entre regiones.

Lo que se hizo en esta primera etapa, explicó, fue impulsar las reformas necesarias para atender la situación en las zonas con marginación social.

Además dijo que México se perfila ya como una de las 10 economías más grandes del mundo, aseguró.