El saldo de la deuda externa boliviana al cierre de la gestión 2015 aumentó en 10,5% respecto al año precedente, a pesar de lo cual su estructura sigue siendo sostenible, reportó este sábado el estatal Banco Central (BCB).

"El ratio entre el saldo y Producto Interno Bruto (PIB) alcanza a 19,1% y la relación servicio de la deuda sobre exportaciones alcanza a 5,5%", lo que muestra un alto grado de sostenibilidad de la deuda y margen para nuevo endeudamiento", precisa el informe oficial.

El saldo registrado alcanzó a US$6.341 millones, frente a los US$5.736 millones del 2014, un incremento de US$604 millones.

Tres cuartas partes de la deuda externa boliviana corresponden a fuentes multilaterales (esencialmente CAF y BID); el 11% tiene origen bilateral, siendo China el principal acreedor, mientras que el restante 16% corresponde a deuda privada que contrajo el Estado con la emisión de bonos.

En el 2015, Bolivia contrató 18 nuevos préstamos por US$1.528 millones, destinados sobre todo a proyectos públicos de infraestructura vial, dotación de agua y riego y de energía renovable, añade el documento.