El panorama para las monedas de América Latina continuó mejorando, mostró el miércoles un sondeo de Reuters, pero las interrogantes sobre la capacidad de un probable nuevo gobierno de Brasil para arreglar un enorme déficit presupuestario obstaculizan avances adicionales.

La posibilidad de un alza de tasas de la Reserva Federal el próximo mes también podría afectar a las divisas de la región, que se han fortalecido tres meses seguidos junto a un repunte global de los activos más riesgosos.

Los mercados locales también recibieron un impulso de las esperanzas de un cambio en las políticas de Brasil, donde el vicepresidente Michel Temer, percibido como más amistoso con los inversores, reemplazaría a la presidenta Dilma Rousseff la próxima semana en caso de que el Senado de curso a su impugnación.

Las medianas de las estimaciones de los 46 estrategas cambiarios que participaron en el sondeo reflejaron ese optimismo extendido.

Para el real brasileño, proyectaron un nivel de 3,90% en 12 meses, 3,2% más fuerte que en el panorama a un año de abril. La predicción más floja fue de 4,60% y la más sólida de 3,25%.

Los estrategas fijaron el peso mexicano a 17,25 en un año, un alza de 0,9% desde el sondeo del mes pasado. Las proyecciones oscilaron de 19,00 a 15,00 pesos.