Sólo 17 de los 56 programas presupuestarios que eliminó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de la Estructura Programática del Proyecto de Presupuesto 2016, tuvieron en 2015 una partida de recursos económicos por un monto total de 39,883 millones de pesos, que equivalen a sólo 29,5% del recorte de 135 mil millones de pesos que se propone realizar la dependencia al gasto del próximo ejercicio fiscal, informó el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Por lo anteriormente expuesto, es previsible que la dependencia que encabeza Luis Videgaray Caso tenga que realizar ajustes adicionales al PEF 2016 por un monto de por lo menos US$6.000M, advirtió Sunny Villa, investigadora del CIEP.

El análisis reveló que la función clasificada como Combustibles y Energía fue la que tuvo la reducción más grande, porque abarca seis de los 17 programas con presupuesto en 2015 que fueron eliminados en la Estructura Programática del PPEF 2016, y representan 39.3 por ciento del total de los recursos eliminados.

También reveló que en segundo lugar está la función Educación, de la que se eliminó el programa Previsión para el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, que según el CIEP es el de mayor presupuesto en 2015 y representa 21.5 por ciento de los 39,879.8 millones de pesos eliminados.

“Es así que, considerando el Presupuesto 2015, se detectó que sólo tres funciones: Combustibles y Energía, Educación, y Transporte, tienen el 79.8 por ciento del presupuesto a eliminar en 2016”, dijo el CIEP.

La investigadora del Centro criticó los trabajos realizados para elaboración del llamado Presupuesto Base Cero, y explicó que la reingeniería del gasto público en México implica un proceso más complejo que sólo fusionar, eliminar y cambiar de nombre a los programas presupuestarios.

En su opinión, el proceso presupuestario 2016 requiere una estrategia de corto, mediano y largo plazo, que considere hacer reducciones efectivas al gasto que lleven a la sostenibilidad fiscal.

Criticó el hecho de que, según el análisis, sólo se eliminó uno de los programas que no tienen alguna legislación que impida su modificación o subsidio directo.