El gobierno de Panamá lamentó la reciente decisión de la Comisión Europea (CE) de incluir a Panamá en una lista de supuestos "paraísos fiscales".

En referencia al contenido de una publicación titulada: "Un Sistema Fiscal Corporativo Más Justo en la Unión Europea: 5 Areas Claves de Acción", en la que se menciona a Panamá entre 30 jurisdicciones consideradas no cooperadoras en materia fiscal, la administración rechazó de manera categórica dicha determinación.

La administración del presidente panameño Juan Carlos Varela exigió la sustracción de Panamá de la lista, por considerar que no está fundamentada en una evaluación objetiva, según se señaló en un comunicado de la Cancillería panameña.

Se observó enseguida que un análisis del sistema tributario panameño tendría que reconocer el alto nivel de compromiso que ha mantenido Panamá en materia de cooperación internacional, tomando en cuenta además que este país cuenta con acuerdos vigentes con países miembros de la Unión Europea (UE).

En la nota se destacó que los señalados acuerdos son con República Checa, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Luxemburgo, Portugal, Reino de los Países Bajos, Reino Unido y Suecia.

También se manifestó que Panamá ha firmado acuerdos fiscales con países como Austria y Dinamarca e Italia, aunque todavía no estén vigentes; y que además ha negociado un acuerdo que está por firmarse con Alemania, y que hizo grandes avances en la negociación de un acuerdo con Bélgica, por mencionar algunos.

La Cancillería agregó que la generación y publicación del listado no es consonante con la aplicación de los principios fundamentales de las relaciones en el mundo moderno, y que tiene por objeto único generar desprestigio y afectar la reputación de países con los que están llamados a tener un mayor nivel de acercamiento y cooperación en un mundo globalizado.

"Hacemos un llamado a los miembros de la CE a reconsiderar su posición para el beneficio mutuo de los ciudadanos y sectores financieros de ambos bloques regionales", puntualizó el boletín.

La posición se conoce en momentos en que Panamá trabaja en ajustes a su legislación en busca de salir de una lista del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) que incluye a países con tareas por cumplir en la lucha contra el financiamiento del terrorismo y el lavado de dinero, en la que fue incuído a mediados del año pasado.

La determinación se tomó con base en un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que puso en evidencia deficiencias relacionadas con el sistema financiero.