México DF/Tokio. Inversionistas asiáticos han invertido unos US$9,000 millones en el mercado de bonos de México, gracias a la entrada de estos instrumentos al influyente índice WGBI de Citi, dijo este viernes el secretario de Hacienda del país norteamericano, Ernesto Cordero.

El ingreso al WGBI a contar de este viernes supone la admisión de México a un selecto club de emisores de deuda, reconocidos por su liquidez y solidez crediticia, que incluye a Estados Unidos, Japón y Alemania junto a otras 19 economías, en su mayoría desarrolladas.

"Ha resultado atractivo para algunos inversionistas la incorporación de México en este índice", dijo Cordero en una rueda de prensa.

"Tenemos flujos importantes a México de los mercados asiáticos de cerca de US$9.000 millones" desde marzo, agregó.

Aunque México entra al índice con una pequeña participación porcentual -del 0,65%- comparada con la de otros miembros, tiene a su favor un rendimiento mucho más alto que ofrecer a los potenciales compradores de bonos.

"Es importante y relevante este nuevo índice (...) por el tamaño que significa y el empuje y la penetración que tienen los inversionistas institucionales, y porque es la primera vez que México forma parte de un índice donde están únicamente países desarrollados y con economías sólidas", agregó Cordero.

Se espera que muchos administradores de fondos pasivos japoneses tomen posiciones en bonos mexicanos. Pero los fondos activos están menos entusiasmados de invertir en ellos, debido a la falta de fundamentos económicos convincentes y la incertidumbre acerca de las perspectivas del peso.

Japoneses Cautelosos. Junko Ikeda, administradora en jefe de inversiones en renta fija de STB Asset, dijo que la compañía no tiene planes inmediatos de incluir bonos del gobierno mexicano en su portafolio activo.

"Los rendimientos de los bonos mexicanos son muy atractivos, pero no planeamos incluirlos en nuestro fondo activo porque el panorama del peso no es claro", dijo Ikeda de STB Asset, que administra activos de Sumitomo Trust and Banking, el quinto mayor banco de Japón.

"La economía mexicana todavía está estrechamente ligada a la de Estados Unidos, lo que significa que el panorama no es claro", agregó.

Sin embargo, STB Asset sí incluirá los papeles mexicanos en su fondo pasivo -de casi 250,000 millones de yenes (unos US$3.000 millones)-, en línea con el peso porcentual que mantienen en el WGBI.

Un administrador de fondos de alto rango en Dai-ichi Life Insurance, la segunda mayor aseguradora japonesa, también se mostró cauto acerca de tomar posiciones en México.

Michiharu Maeda, gerente general de Dai-ichi Life, dijo que inicialmente adoptará una postura de esperar y ver, aunque se mostró interesado en observar cómo se mueve el mercado después del ingreso de México al índice.

Maeda agregó que muchos inversionistas nipones serían cautelosos de invertir en México considerando que sus bonos gubernamentales tienen una calificación crediticia de solo una "A".

"El resultado es que creo que el mercado podría subponderarse contra el índice WGBI de Citi, ya que los administradores de fondos podrían abstenerse de incluir a México en sus portafolios", señalo Maeda.