El Informe Económico Mundial 2014 de la escuela de negocios española Esade, prevé que la economía Latinoamericana crecerá 3,5%, una cifra algo mejor que la de 2013, que se quedó unas décimas por debajo del 3%, una de las más bajas de la última década.

El análisis muestra una tendencia clara a la recuperación económica, pero advierte que está sujeta a dos amenazas: la retirada de los estímulos de la Reserva Federal y la ralentización del crecimiento en China. En caso de materializarse alguno de estos riegos, la primera línea de actuación para estimular la actividad debería ser la política monetaria.

Los autores del Informe explican que el anuncio de la retirada de los estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal norteamericana provocó salidas cuantiosas de capitales en la mayor parte de los países latinoamericanos, hizo caer los índices bursátiles y reordenó el mercado de los bonos, con la curva de rendimientos, un alza de los tipos de interés y una depreciación abrupta de los tipos de cambio.

El informe sostiene que “la mayoría de las monedas de la zona experimentaron depreciaciones de entre 5% y 15% en términos anuales, lo cual llevó a algunos bancos centrales a intervenir en el mercado de divisas para suavizar la caída”. Cuando la Reserva Federal anunció en septiembre que posponía el cambio de política y que continuaría con los estímulos monetarios, la situación se normalizó.

Por otro lado, el informe considera que, en la actualidad, las economías de América Latina tienen mejores fundamentos que en la década de 1990: no tienen aquel endeudamiento exterior, cuentan con unos saldos primarios fiscales mucho más equilibrados y, por último, disponen de un sistema bancario mucho más solvente.

En este sentido, la deuda pública de Brasil, que es la más elevada de la zona, representa el 68% de su PIB, mientras que la de México es del 44%, y son menores las de Colombia y el Perú, con 32% y 19% respectivamente. Por su parte, el sector financiero se encuentra en una posición más sólida: los bancos tienen un mayor volumen de capital, una mejor rentabilidad y una evolución positiva del volumen de depósitos.

México. El informe apunta que la evolución de la demanda en Estados Unidos y del gasto público permitirá un mayor crecimiento de la economía del país en 2014, hasta alcanzar el 3%. Y pronostica, a medio plazo, la consolidación de una tasa de crecimiento anual de entre el 3% y 4%. A este mayor crecimiento ha de contribuir el aumento del gasto público en inversión y en protección social, que será posible gracias a que el Parlamento ha autorizado incrementar el límite del déficit hasta el 1,5% del PIB.

Brasil. Después del estancamiento de 2012, la economía brasileña creció, en 2013, 2,5%. Para 2014, el análisis pronostica un crecimiento del mismo orden, lo que viene a confirmar la recuperación progresiva de la actividad, ya observada el año pasado.

Perú. La economía del Perú es una de las que más crece en América Latina y lo hará a una tasa del 6% en 2014, muy próxima a las cifras de años anteriores. Esto se debe a la solidez del consumo y la inversión, y también a la mejora de las condiciones de la demanda externa, que reducirán la contribución negativa del sector exterior. El informe explica que los principales riesgos que pueden reducir este crecimiento son una caída mayor de la esperada del precio del cobre y otros metales en los mercados internacionales y una reducción de la demanda a escala global, pues ambas circunstancias empeorarían la aportación del sector exterior.

AméricaEconomía.com, en alianza con Esade, publicará a la brevedad un sitio especial donde usted podrá revisar el panorama 2014 para la zona euro y Latinoamérica, y en específico para los siguientes países: Brasil, México, Perú, Colombia, España y Alemania. Asimismo, podrá leer artículos de opinión de destacados profesores de Esade, y gráficos sobre las principales tendencias de este informe exclusivo.

3883