Distante de alcanzar acuerdos comerciales con EE.UU. y la UE, como los que ya tienen negociados sus vecinos Colombia y Perú, Ecuador corre el riesgo de que en un mediano plazo sus exportaciones se reduzcan al ser sustituidas por productos de sus competidores y que deje de atraer nuevas inversiones.

Es un escenario que advierten analistas y empresarios, luego de ver que EE.UU. acaba de suspender indefinidamente los diálogos bilaterales y que Colombia y Perú han tomado una mayor ventaja comercial con esa nación y la UE.

Ambos mercados, que reciben cerca del 40% de las exportaciones de Ecuador, también significan un nicho importante en la colocación de productos de las naciones vecinas.

Los exportadores perciben que Ecuador ya ha quedado rezagado en su agenda comercial con sus dos principales mercados y que el tiempo será más difícil de recuperar, considerando que Perú tiene vigente desde el 2009 su TLC con EE.UU. y Colombia dio este mes un paso importante para concretarlo.

A la par, la UE acaba de rubricar con Colombia y Perú un TLC que se prevé entre en vigencia el segundo semestre del 2012, mientras Ecuador aún espera una respuesta para retomar las negociaciones de las que se retiró en el 2009.

Richard Martínez, director técnico de la Cámara de Industrias y la Producción, asevera que sin acuerdos Ecuador enfrentará un escenario complejo que en mediano plazo se podrá ver reflejado en una pérdida de competitividad, principalmente en bienes que también ofertan Colombia y Perú.

A su criterio, el principal riesgo es que los importadores que le compran al país puedan sustituir sus pedidos por productos que arriban de naciones con acuerdos comerciales y donde la adquisición resulte más barata al estar libre de aranceles. Allí no solo están Colombia y Perú, sino México, Canadá y centroamericanos que tienen convenios con EE.UU.

Y aun cuando el Gobierno ha fijado un plan para apoyar a exportadores tras la pérdida de las preferencias (Atpdea, en inglés), que exoneraban de aranceles a 700 partidas, el sector privado estima que ello será insuficiente sin un acuerdo de largo plazo que aliente una mayor perspectiva de crecimiento.