Madrid. La economía española aceleró el paso en el segundo trimestre del año al crecer por encima de los tres meses previos y en línea con las previsiones de los economistas, según los datos divulgados este viernes por el Banco de España sobre la base de sus estimaciones.

Según el banco central, la economía doméstica creció 0,2% entre abril y junio, su mayor expansión intertrimestral desde el primer trimestre de 2008 y una décima por encima del periodo anterior.

Sin embargo, el Producto Interno Bruto (PIB) experimentó una contracción interanual de 0,2% frente a -1,3% del trimestre previo.

Un sondeo compilado por Reuters entre 12 economistas y casas de análisis apuntaba a un crecimiento intertrimestral de 0,2%.

Los datos oficiales preliminares serán difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el 13 de agosto y el 26 de ese mismo mes divulgará las cifras completas.

"El gasto en consumo de los hogares mantuvo la tónica de recuperación de los meses previos, estimándose una tasa intertrimestral para el período abril-junio de 0,7%, que situaría la tasa de variación interanual 1,5%", dijo el informe trimestral elaborado por el servicio de estudios de la autoridad monetaria.

Para algunos analistas, esta tendencia se vio empujada por las compras adelantadas al alza del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a partir del 1 de julio.

"Ha habido un proceso de anticipación del consumo, que también se vio reflejado en las cifras de compra de automóviles en los meses previos a la subida del IVA", agregó Fran González, economista del servicio de estudios de Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa."

"En este sentido, las cifras que hoy (viernes) hemos conocido no aportan mucho en relación con lo que ya sabíamos (...) Quizás sí podemos ver (después de conocer las estimaciones del segundo trimestre) un dato negativo en el tercer trimestre", añadió.

Un grupo de economistas comparte la opinión de que la economía española podría volver a caer en recesión en el segundo semestre del año, con sendas contracciones en el tercer y cuarto trimestres.

"El PIB (español) del segundo trimestre ha estado en línea con las previsiones pero, a pesar de ello, es relativamente decepcionante comparado con otros países de la zona del euro", dijo Luigi Speranza, economista de BNP Paribas.

"Nosotros estamos viendo un crecimiento plano en el tercer trimestre y una tasa negativa en el cuarto, reflejando las expectativas de una desaceleración global e incertidumbre en la zona del euro y las medidas del límite del gasto público y la subida del IVA en España", añadió Speranza.

En cuanto al sector externo, el Banco de España dijo que aportó 0,6 puntos porcentuales al crecimiento doméstico del PIB, mitigando algo del menor impacto del gasto sobre la actividad.

Sin embargo, el gobierno ha reiterado en varias ocasiones que el PIB no registraría este año ningún trimestre de contracción intertrimestral, aunque prevé una caída de 0,3% para el conjunto del año.

Desde la óptica de la oferta, el Banco de España dijo que todas las ramas de actividad mostraron un comportamiento algo más favorable en el segundo trimestre, aunque con distinto grado de intensidad, al igual que el empleo, que recortó su ritmo de descenso interanual."

Según el informe, la evolución económica estuvo marcada por algunos elementos transitorios tales como la finalización de algunos programas de apoyo estatal al gasto privado y al adelanto de algunas compras ligadas a la subida del IVA.

El Banco de España añadió que contempla una continuidad en la recuperación del consumo doméstico a mediano plazo.

"Al inicio del tercer trimestre, la evolución del gasto de consumo de las familias podría verse condicionada en alguna medida por el encarecimiento motivado por el alza de impuestos indirectos, si bien, en un horizonte temporal más amplio cabe esperar una continuación de la recuperación del consumo privado, aunque a un ritmo más atenuado", dijo el informe.

Antes de registrar una tasa intertrimestral positiva de crecimiento en el primer trimestre de 2010, la economía española atravesó por un largo periodo de contracción que la condujo a una profunda recesión de seis trimestres.

En cuanto al ámbito internacional, el informe añadió que la economía mundial enfrenta en los próximos trimestres más incertidumbres y mayores riesgos en la recuperación, sobre todo en la zona euro.

"Sólo el logro de avances profundos en la gobernanza europea, el éxito de los programas de consolidación fiscal emprendidos y la instrumentación de reformas ambiciosas permitirán aliviar de forma duradera las tensiones surgidas, consolidando la mejoría de las últimas semanas, y evitar la materialización de los riesgos a la baja", agregó.