Madrid. El Tesoro español colocó 4.600 millones de euros en letras a 12 y 18 meses el martes, un poco menos del objetivo total y con rendimientos que estuvieron en línea con una subasta similar el mes pasado, con tasas aún elevadas debido a las tensiones por la crisis de deuda.

España ha tenido que pagar rendimientos récord en los últimos meses debido a las preocupaciones de que la crisis de deuda griega se propague, aunque las compras de bonos del Banco Central Europeo y las expectativas de una solución han mitigado en parte los temores y los costos del financiamiento.

El diferencial del bono español a 10 años frente a su equivalente alemán cotizaba en los 330 puntos básicos (pb) frente a los 322 pb de las últimas operaciones del lunes.

"Se trata de una subasta normal en la que no se ve nada extraordinario frente a las anteriores", dijo Nicolás López, director de análisis de M&G Valores.

"El Tesoro ha dado a precios de mercado y con un nivel de adjudicación alto, sobre todo porque ha discriminado una buena parte de la potente oferta que ha recibido. Hasta ahí, no podemos decir que haya nada nuevo con relación a otras emisiones anteriores", agregó López.

A 12 meses, el Tesoro adjudicó 3.561 millones de euros (US$4.960 millones) frente a una demanda de 8.206 millones a una tasa marginal de interés del 3,688%, por encima del 3,648% de la anterior emisión del 20 de septiembre.

Por su parte, a 18 meses, el Tesoro adjudicó 1.041 millones de euros frente a los 4.436 millones solicitados a un tipo marginal del 3,856% frente al 3,900% de la emisión del pasado 20 de septiembre.

Operadores dijeron que la advertencia de la agencia de calificación Moody's de que en los próximos meses podría poner la máxima calificación crediticia de Francia en perspectiva negativa si continuaba encareciéndose su financiación, seguía gravitando negativamente sobre la deuda europea.

La prima de riesgo gala marcaba el martes un máximo nivel en 16 años.