Madrid. Los costos de financiamiento de España cayeron este martes, en la primera subasta de deuda desde que el gobierno anunció un paquete de austeridad, aunque no lo suficiente como para asegurar que el país está en un camino sustentable.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció la semana pasada recortes de gastos y aumentos de impuestos por 65.000 millones de euros (US$80.000 millones) en dos años y medio, en un intento por demostrar que Madrid puede reducir su endeudamiento.

Sin embargo, las dudas sobre si España puede evitar caer en la necesidad de un rescate soberano han mantenido sus costos de financiamiento elevados, con los bonos a 10 años cerca de un rendimiento de un 7%.

Aún así, los costos de financiamiento disminuyeron fuertemente en la subasta de deuda del martes, en comparación con el nivel de un mes atrás.

España vendió letras a 12 meses por 2.599 millones de euros, frente a peticiones por 5.786 millones con un tipo marginal del 3,990%, frente al 5,200% de la anterior emisión del 19 de junio.

En letras a 18 meses, colocó 962 millones de euros tras peticiones por 3.525 millones con un tipo marginal del 4,350 por ciento, frente al 5,350% de la anterior emisión.

Según analistas, los inversores temen que la profunda recesión que padece España frustre el calendario de ahorro fiscal, que ahora prevé recortar el déficit público hasta el 2,8% en 2014 desde el 8,9% del 2011.