Madrid. España ofreció un rendimiento levemente mayor que en una subasta previa para captar 2.990 millones de euros (US$4.290 millones) en una colocación de letras a tres y seis meses el martes, en momentos en que los inversores esperan claridad sobre la crisis griega.

El monto de letras del Tesoro vendidas fue un 91,9% del objetivo máximo fijado en una banda de colocación de entre 2.250 y 3.250 millones de euros.

La demanda sumó más de 15.000 millones de euros.

"Ha habido un alto nivel de peticiones que refleja la abundante liquidez que existe en el mercado y el atractivo de estos plazos cortos para los inversores, dado el alto nivel de confianza en la deuda española sumado al interesante nivel de sus rentabilidades", dijo Nicolás López, director de análisis y mercados de M&G Valores.

A tres meses, la tesorería estatal española colocó 632,10 millones de euros frente a una demanda de 6.001 millones de euros, con una tasa marginal de interés del 1,578% frente al 1,418% de la subasta del pasado 24 de mayo.

A seis meses, el Tesoro colocó 2.356 millones de euros frente a los 9.039 millones solicitados, con un rendimiento marginal del 1,789% frente al 1,798% de la subasta del 24 de mayo.

"Es significativo que el Tesoro discrimine entre las ofertas para evitar pagar tipos demasiado altos, lo que quiere decir que está cómodo en materia de financiación", expresó Estefanía Ponte, economista de Cortal Consors.

A las 1035 GMT, el diferencial del bono español a 10 años frente a su par alemán cotizaba en los 259 puntos básicos (pb) frente a los 263 pb de las últimas transacciones del lunes.