Madrid. El Tesoro Público español tuvo que pagar más cara su financiación a 3 y 6 meses desde las emisiones anteriores para adjudicar el 97% del objetivo máximo establecido de 2.000 millones de euros para la subasta de este martes en un clima de tensión financiera.

Según datos divulgados este martes por la tesorería estatal, en Letras a 3 meses se adjudicaron 725 millones de euros frente a los 5.511 millones solicitados, con una tasa marginal del 0,720% desde el 0,428% de la anterior subasta del 27 de marzo.

En Letras a 6 meses se adjudicaron 1.208 millones de euros frente a los 3.927 millones solicitados, con una tasa marginal del 1,628% desde el 0,868% de la anterior emisión del 27 de marzo.

"Ha sido una buena subasta, pero con los matices de que se trata de plazos muy cortos y con un objetivo (de colocación) moderado", dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup.

El ministerio de Economía dijo este lunes que el escaso importe propuesto para la emisión de estos instrumentos era debido a la cómoda situación financiera del Tesoro de cara a su calendario de vencimientos.

En las últimas semanas, tanto la prima de riesgo como las rentabilidades de la deuda española han subido -el rendimiento de bono benchmark a 10 años hasta las puertas del 6%- por las dudas de que España consiga reducir su déficit público este año en 3,2 puntos porcentuales hasta el 5,3%, en un clima de recesión económica.

A las 10.45 hora local, el diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán se situaba en 441 puntos básicos (pb) comparado con los 436 pb de las últimas transacciones del lunes.