Madrid. En un panorama más favorable para la deuda pública española, el Tesoro dijo este jueves que adjudicó en bonos a tres y cinco años un total de 3.507 millones de euros (US$4.784 millones), frente a un objetivo máximo establecido de 4.000 millones (US$5.456 millones), con una baja en los rendimientos.

A tres años con cupón del 2,5% adjudicó 1.893,34 millones de euros frente a peticiones por 3.695,37 millones, con un tipo marginal del 3,297% frente al 3,797% de la emisión anterior del pasado 2 de diciembre.

Por su parte, a cinco años con cupón del 3,15% adjudicó 1.613,84 millones de euros frente a los 2.891,84 millones solicitados, con un tipo marginal del 4,080% frente al 4,590% de la emisión anterior del pasado 13 de enero, cuando el cupón era del 3,25%.

"El Tesoro estableció un objetivo muy cauteloso para estas subastas y las ha cubierto sin ningún problema y a tipos más bajos", dijo un analista que pidió el anonimato.

La tesorería estatal también fijó unas tasas más bajas que las del mercado secundario, que pocos minutos antes de la subasta cotizaba en el 3,338% en el caso del 3 años y en el 4,266% en el caso del cinco años.

"Ha sido una buena subasta, con un nivel importante de peticiones, pero los problemas para España todavía no han desaparecido porque tendrá que emitir a un ritmo de unos 12.000 millones de euros por mes", dijo un operador desde Alemania.

"Creo que el diferencial puede estabilizarse a sus niveles actuales después de un descenso muy rápido. Esta semana he visto un fuerte interés comprador en el mercado (secundario) por parte de inversores no residentes", añadió el operador.

Ante una recuperación gradual de la confianza inversora en la deuda pública de la periferia del euro, la prima de riesgo de España ha bajado verticalmente en la última semana.

El jueves, el diferencial entre el bono español a 10 años y su par alemán cotizaba en los 188 puntos básicos (pb), nivel similar al de las últimas transacciones del miércoles y unos 60 pb por debajo de las cotas de hace una semana.