Madrid. El Rey, el Príncipe de Asturias y demás miembros de la familia Real verán reducido su asignación bruta para el año 2012, siguiendo el ejemplo de los recortes que ha aprobado el gobierno central para contener el déficit público, según una versión actualizada del presupuesto de la Casa Real colgado este martes en su web.

Juan Carlos I y su hijo Felipe de Borbón dejarán de percibir un 7,1% de sus retribuciones totales, divididos en gastos personales y de representación, lo que supone un ahorro de 20.910 euros en caso del Rey y 10.455 euros en caso del Príncipe, informaron fuentes de la Casa Real.

Zarzuela ha procedido a este ajuste voluntario en sus cuentas después de que el Gobierno de Mariano Rajoy aprobara la semana pasada los recortes más severos de la historia de la democracia, con los que prevé ahorrar 65.000 millones de euros en dos años y medio.

La Casa del Rey calcula que las medidas supondrán un recorte de entre 90.000 y 100.000 euros de los casi 8,5 millones de presupuesto para este año, a reintegrar en el Tesoro público.

Además de los recortes en la asignación del Rey y el Príncipe, la nueva medida también supone un ahorro de 22.365 euros en gastos de representación del resto de miembros de la familia real, la reina Sofía, la princesa Letizia y las infantas Elena y Cristina.

Al jefe de la Casa del Rey, que tiene consideración de ministro, también se le reduce un 7 por ciento, mientras que el resto de altos cargos, que tienen consideración de secretario de Estado, subsecretarios y directores generales, se les reducirá la paga extraordinaria de Navidad y la paga adicional de complemento específico.

La Familia Real vive momentos de baja popularidad tras una serie de incidentes relacionados con sus actividades, principalmente la imputación del Iñaki Urdangarin - esposo de la Infanta Cristina - en un caso de corrupción, y la polémica por un viaje del rey Juan Carlos a un país africano a cazar elefantes en un momento de grave crisis económica.

En un intento por mejorar su transparencia, a finales de 2011 la Casa del Rey publicó por primera vez en su historia el presupuesto que le asigna el Estado.

Zarzuela vio reducida un 5,2 por ciento su dotación para 2011, tras una congelación en 2010, dentro de la línea de recortes del gasto público como consecuencia de la crisis económica.