Madrid. El Tesoro Público reanuda este jueves las emisiones de deuda con sendas subastas de bonos con vencimiento en 2016 y 2018, y obligaciones que vencen en 2026 con las que espera captar entre 3.500 y 4.500 millones de euros, con la prima de riesgo relativamente estable en torno a 280 puntos básicos.

Se trata de la primera subasta del mes de mayo, de la que aún se desconoce el importe pero que se sumará a los 53.497 millones de euros que el Tesoro ha captado este año dentro del programa de financiación regular a medio y largo plazo, lo que supone el 44,1 % de lo previsto para todo el año (121.300 millones).

Esta financiación ha conseguido a un coste medio del 2,79% a finales de marzo de este año, por debajo del cierre de 2012 (3,01%).

En letras, bonos y obligaciones a todos los plazos España ha emitido este año, según los datos facilitados por Ahorro Corporación (AC), 89.531 millones de euros -37.830 millones en letras y 51.701 millones en bonos y otros instrumentos, al tiempo que ha afrontado vencimientos por importe de 49.298 millones de euros.

Esto supone que el colchón de liquidez con que cuenta el Tesoro asciende a 40.233 millones de euros.

A lo largo del año, España ha encadenado una tras otra una serie de emisiones de deuda en las que ha captado siempre por encima del importe previsto con menores intereses.

Y ello pese a las tensiones que han provocado en los mercados el rescate de Chipre, la situación de ingobernabilidad en la que ha quedado Italia tras las elecciones de febrero o el rechazo del Tribunal Constitucional de Portugal a determinados ajustes.

En los últimos días, la prima de riesgo de España ha mantenido una sostenida evolución a la baja que la ha situado en torno a 280 puntos básicos, su nivel más bajo desde finales de agosto de 2010, en parte debido a las expectativas de que el Banco Central Europeo (BCE) está dispuesto a intervenir si fuera necesario.

El bono español a diez años de referencia, cuyo diferencial con el alemán del mismo plazo permite medir el riesgo país, llegaba a caer la pasada semana por debajo del 4%, lo que no ocurría desde mediados de octubre de 2010.