Madrid. El comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea (UE), el finlandés Olli Rehn, respaldó hoy los esfuerzos de ajuste y las reformas del gobierno español de Mariano Rajoy pero advirtió que la entidad podría recomendar nuevas medidas que aún no se están tomando.

Además, Rehn aseguró que Bruselas está “preparada para actuar” si el Ejecutivo español solicita un rescate soberano, algo que todavía no sucedió según el comisario europeo, quien llegó a España en pleno recrudecimiento de la protesta social contra los ajustes.

Tras reunirse con Rajoy en el palacio de La Moncloa –sede del Ejecutivo español- y por separado con el ministro de Economía español, Luis de Guindos, Rehn aseguró en conferencia de prensa que el plan de reformas del gobierno español es “ambicioso” en incluso “va más allá en algunas materias”.

El también vicepresidente de la Comisión Europea (CE) dijo que las reformas “van por el buen camino” y que las autoridades españoles “tomaron el control de la situación”.

Sin embargo, Rehn apuntó que "se deberían estar tomando también otras medidas que no se están tomando". Entre otras, mencionó la necesidad de “retrasar la edad de jubilación acorde con la esperanza de vida”.

De hecho, el comisario explicó que su presencia en Madrid se debe a que la comisión tiene que “supervisar las medidas” y, quizás, recomendar otras”.

“El gobierno tiene la determinación de llevar a cabo los pasos necesarios para reestablecer el equilibrio de la economía española”, sostuvo Rehn.

El comisario afirmó que "desafortunadamente" España tiene que tomar “decisiones duras” pero “serán más duras todavía si se posponen”.

Por otro lado, indicó que si bien el objetivo de déficit acordado con la Unión Europea para este año, del 6,3%, es "ambicioso”, está “al alcance de España” a pesar de que los mercados siguen dudando del gobierno de Rajoy.

Este tutelaje es visto como una pérdida de soberanía por los miles de españoles que se volcaron a las calles en los últimos días, con protestas en torno al Congreso de los Diputados de Madrid, para exigir la dimisión de Rajoy y de una clase política al servicio de los mercados.

El finlandés visita España después de que el Ejecutivo del derechista Partido Popular (PP) haya presentado el presupuesto de 2013, que incluye el mayor ajuste de la historia del país -40.000 millones de euros- y un plan de reformas ambiciosas para garantizar el cumplimiento del objetivo de déficit pactado con la UE.

Otros antecedentes. La reunión tuvo lugar después que se hiciera público el informe que la consultara Oliver Wyman realizó de los bancos españoles y que determinó que el sistema financiero español necesita 59.300 millones de euros para recapitalizarse.

La UE puso a disposición de España hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar la banca a cambio de las reformas estructurales y ajustes aprobados ya por el Ejecutivo de Rajoy.

El ministro de Economía español, quien compareció junto a Rehn, indicó que España pedirá 40.000 millones de euros al fondo de rescate, el equivalente al 4% del PIB (Producto Interior Bruto).

“Es una buena noticia saber que España no tendrá que utilizar finalmente toda la cantidad”, dijo Rehn, quien no cerró la puerta a que el dinero que no se emplee en la banca pueda servir para comprar bonos soberanos para rebajar el coste de financiación de España.

No obstante, el comisario advirtió que igualmente España tendría que solicitar un rescate soberano a Europa y negociar nuevas condiciones, que ya “son conocidas” por todos.

En ese sentido, el ministro de economía Luis de Guindos reiteró el mensaje de Rajoy de los últimos meses: “El gobierno analiza las condiciones y tomará una decisión” teniendo en cuenta los intereses de España y también de la UE.

En tanto, las pruebas de solvencia de la banca española parecen haber convencido a los inversores. El Ibex 35, principal indicador de la Bolsa de Madrid, cerró la jornada con una suba del 0,98% y se quedó cerca de los 7.800 puntos.

Proyecciones y recomendaciones. El sector financiero español contará previsiblemente a partir de noviembre con la ayuda europea comprometida para su recapitalización, dijo el comisario europeo de Economía y Asuntos Monetarios, Olli Rehn, en una rueda de prensa con el ministro español de Economía, Luis de Guindos.

"La aplicación del programa de reestructuración (bancaria) está en marcha y progresa bien", dijo Rehn sobre los esfuerzos de España para garantizar la estabilidad del sistema financiero mediante la nacionalización de las entidades más debiles y la constitución de un "banco malo" que asuma la gestión de los activos inmobiliarios de las entidades debilitadas.

Sobre la creciente posibilidad de que no sea posible recapitalizar la banca española de forma directa - sin impacto en la deuda pública -, De Guindos dijo que el incremento en el endeudamiento por la ayuda financiera será reducido y que "la recapitalización directa nos parece bien pero nos parece bien desde el punto de vista del futuro de la unión (monetaria)"

Sobre el otro tema clave para la economía española, los presupuestos para 2013, Rehn dijo que la Comisión se pronunciará el 7 de noviembre sobre el ajuste contemplado por el Gobierno y las cifras subyacentes en que se basan los cálculos del Ministerio de Hacienda.

Muchos analistas y algunos partidos de la oposición criticaron el presupuesto para 2013 y dijeron que se basaba en expectativas económicas demasiado optimistas.

Algunos partidos dijeron también que el ajuste contemplado en las cuentas de 2013 no dejaba margen para actualizar las pensiones en España este año. Este actualización supondria para cada pensionista una paga extra de unos 280 euros de media pero costaría al Estado cerca de 6.000 millones de euros.

En este contexto, Rehn dijo que es necesario que España prosiga con la reforma de su sistema de pensiones para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas y recomendó elevar la edad de jubilación para que refleje el incremento de la esperanza de vida.

"(...) Las recomendaciones específicas para España subrayan la importancia de asegurar que la edad de jubilación aumente en línea con la esperanza de vida y tomar otras medidas para asegurar que el sistema de pensiones contribuye a la sostenibilidad de las finanzas públicas".