Londres. El euro cedía, las bolsas europeas operaban con pocos cambios y algunas materias primas se recuperaban este martes en unas operaciones cautelosas mientras los inversores siguen preocupados por el crecimiento global y esperan a que España dé a conocer los planes para resolver sus problemas fiscales.

Una información publicada en un diario alemán que dijo que el Bundesbank está revisando la legalidad de la acción más reciente del Banco Central Europeo para aliviar la crisis de deuda de la región también pesaba sobre los mercados de renta fija.

"Las perspectivas a corto plazo probablemente seguirán siendo de precaución hasta que se compruebe cierto avance en la zona euro", dijo Mitul Kotecha, jefe de estrategia global cambiaria de Credit Agricole.

A lo largo de esta semana España tiene previsto presentar su plan de presupuesto para 2013, esbozar nuevas reformas estructurales para su economía y publicar los resultados de las pruebas de estrés en el sector bancario.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones europeas, que ha trepado en el tercer trimestre debido en parte a los esfuerzos del BCE para aliviar la carga de los países más endeudados de la zona euro, se mantenía sin cambios en las primeras operaciones.

Sin embargo, los principales índices bursátiles de Alemania y Francia abrieron a la baja.

El euro perdía un 0,1% a US$1,2915, cediendo parte de los avances logrados desde la promesa del presidente del BCE, Mario Draghi, de hacer lo que sea necesario para preservar la moneda y la decisión de la Reserva Federal estadounidense de flexibilizar su política.

Los futuros del Bund alemán subían 15 puntos básicos a 140,40 por el temor a que cualquier desafío del Bundesbank al último plan de deuda del BCE pueda retrasar su ejecución.

En los mercados de materias primas, donde predominan las preocupaciones sobre una desaceleración del crecimiento mundial, los precios del cobre rebotaban ligeramente a US$8.227,75 por tonelada desde los mínimos en una semana que tocaron el lunes mientras que el oro se estabilizaba en torno a sus mínimos de mediados de septiembre a US$1.765,10 la onza.