Madrid. España colocó el martes 4.880 millones de euros en letras a 12 y 18 meses en una subasta que registró una baja en los rendimientos respecto a la última operación similar en diciembre, con lo que pasó su primera prueba de mercado tras la rebaja de sus calificaciones crediticias.

La tesorería española colocó el equivalente a un 97,6% del objetivo máximo de 5.000 millones de euros, con lo que respondió a las expectativas.

La subasta se llevó a cabo después de que S&P recortara el viernes la calificación de la deuda soberana de varios países de la zona del euro, entre ellos España, y que rebajara el lunes la nota del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

Pese a ello, operadores dijeron que las distintas acciones de apoyo del Banco Central Europeo (BCE) a la liquidez de los mercados financieros más que compensaron la anticipada decisión de S&P.

"Está claro que las medidas extraordinarias de liquidez del BCE están logrando una relajación del 'credit crunch' que se extendía por Europa y han abierto una vía indirecta de financiación para los estados periféricos que ha tranquilizado bastante los mercados", dijo Nicolás López, director de análisis y Mercados de M&G Valores.

El diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán se situaba en 332 puntos básicos (pb) frente a los 341 pb de las últimas transacciones del lunes.

"Ha sido un resultado positivo. Ha adjudicado cerca del objetivo máximo que había establecido el Tesoro y a rentabilidades por debajo de la anterior emisión", dijo Estefanía Ponte, economista de Cortal Consors.

A 12 meses, el Tesoro colocó letras por 3.007 millones de euros, frente a una demanda de 10.659 millones de euros, con un rendimiento marginal del 2,150% comparado con el 4,088% de la anterior emisión del 13 de diciembre.

A 18 meses, el Tesoro vendió papeles por 1.873 millones de euros, frente a los 6.055 millones solicitados, con una tasa marginal del 2,490% comparada con el 4,250% de la emisión del pasado 13 de diciembre.