Santander, España. España volvió a desmentir que planee solicitar ayuda financiera a la Unión Europea, aunque trabaja para cumplir la exigencia de los mercados de reducción de su déficit fiscal, dijo el lunes un alto cargo del gobierno español.

En una conferencia, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, dijo que España no ha hecho ninguna gestión para recurrir al fondo de ayuda diseñado por la Unión Europea y que el gobierno trabaja para no necesitar esa ayuda financiera. "Ojalá que eso siga siendo así", añadió.

La Unión Europea aprobó recientemente un paquete de rescate por valor de unos 440.000 millones de euros para estabilizar su economía y que forma parte de un plan aún mayor que asciende a 750.000 euros y que incluye también al Fondo Monetario Internacional (FMI).

En respuesta a las especulaciones aparecidas en la prensa alemana según las cuales España podría solicitar asistencia financiera a la UE, un portavoz de la Comisión Europea dijo que no se han producido conversaciones para aportar ayuda financiera a ningún país de la eurozona.

El gobierno español dijo que su prioridad es la reducción del déficit, ya que los mercados financieros han puesto esta exigencia.

"No, no se ha producido tal solicitud. No hay planes de facilitar ayuda financiera a ningún estado miembro", dijo el vocero de la comisión Amadeu Altafaj en una rueda de prensa regular.

El periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung, citando una fuente del gobierno germano, informó antes que los países de la UE se preparaban para ayudar a España y estudiarían el tema esta semana en Bruselas.

El pasado viernes, el gobierno español también salió a informaciones de prensa que apuntaban en el mismo sentido.

Deuda pública. España tiene un nivel de deuda pública inferior a la de la mayor parte de los países europeos, ésta ha crecido un ritmo demasiado rápido, y en 2009 el déficit público se situó en 11,2% del Producto Interior Bruto.

España se ha comprometido para 2013 a recortar el déficit por debajo del 3% del PIB, que exige el Pacto de Estabilidad de la eurozona.

"Problemas concretos para devolver la deuda; absolutamente ninguno", dijo Ocaña en declaraciones a la prensa tras la conferencia.

Ocaña dijo que la prioridad absoluta del gobierno es la reducción del déficit, ya que los mercados financieros han puesto esta exigencia para seguir financiando la deuda pública del país.

Indicó que el ajuste fiscal en España tiene que venir fundamentalmente por el lado del gasto, pero añadió que se debe estar dispuesto "para hacer lo que sea necesario".

"Los mercados financieros nos están pidiendo que seamos completos, que concretemos cómo se va a hacer", dijo Ocaña.

El secretario de Estado indicó que el gobierno central ya ha anunciado en qué partidas pretende recortar el gasto público y que ahora se está negociando con las administraciones autonómicas y municipales.

Ocaña enmarcó esta prioridad de reducción del déficit en un cambio de estrategia en toda la Unión Europea que se produjo el pasado mayo, cuando el foco pasó de medidas para combatir la caída del PIB a medidas de reducción del nivel de endeudamiento.