Lima. Pese al ruido político, la confianza en el desempeño de la economía peruana se mantiene y hay perspectivas sobre un mejor comportamiento de los capitales privados y del consumo, sostuvo la analista de calificaciones soberanas del Standard & Poor’s, Livia Honsel.

En entrevista con el Diario Oficial El Peruano, Honsel señaló que el Perú sigue teniendo una buena posición en América Latina.

- ¿Cuáles son las principales fortalezas de la economía peruana?

El Perú mantiene una buena posición en comparación con otros países que tienen la misma calificación crediticia en América Latina. Vemos un ritmo de crecimiento acelerado de la economía en comparación con México. Siempre consideramos que el manejo de la deuda pública peruana es una fortaleza.

Aunque el nivel de obligaciones se está incrementando, todavía tiene bajo nivel en comparación con otras economías de la región. Observamos, además, solidez en sus políticas macroeconómicas consistentes y prudencia por el lado fiscal, así como mayor credibilidad en aspectos de política monetaria.

- ¿Qué expectativas tiene sobre la actividad económica del Perú?

De acuerdo con nuestra última revisión, proyectamos que el producto bruto interno (PBI) peruano crecerá 3.5% este año, lo cual se verá favorecido por la expansión de las exportaciones y el impulso de la inversión pública y privada.

Sobre todo la segunda, cuyo avance se comenzó a observar desde el tercer trimestre del 2017. Si no hay contratiempos, se debería cerrar el 2018 con un mayor crecimiento que el mostrado en el 2017.

- ¿Cuáles serían los sectores más dinámicos este año?

Por el lado de la demanda, serían la inversión pública y privada, además del consumo privado, porque sigue con un significativo nivel de confianza, lo cual también está estrechamente vinculado con la situación política.

Si analizamos la oferta, el sector minero será uno de los que más contribuirá este año con el crecimiento de la economía peruana.

- ¿Considera que el Perú se mantiene como un país atractivo para captar nuevas inversiones?

Sí. Sobre todo al considerar las fortalezas de la economía peruana. Independientemente de lo que suceda en el ámbito político, la agencia valora el pragmatismo mostrado por el Perú en los últimos años. Hay estabilidad.

Observamos un consenso de las autoridades para que el Perú sea un país creíble en los frentes fiscal y monetario. Por el momento, la perspectiva del Perú en su clasificación es estable. Eso significa que no vemos riesgo de retroceso en corto plazo.

El crecimiento de la economía se ubica en buenos niveles. Aunque pensamos que podría haber una revisión a la baja si la inversión privada no crece como lo proyectado, pero esto no pondría en riesgo la calificación del Perú en el corto plazo.