Brasilia. Las alzas de un 100% en las matrículas escolares y de un 2.000% en las atenciones de salud generadas por la crisis migratoria de venezolanos que buscan mejores condiciones de vida en el norte de Brasil llevaron a la gobernadora de Roraima a pedir este miércoles una renegociación de la deuda del estado.

"Estamos viviendo un momento muy delicado debido al gran flujo migratorio de venezolanos, está impactando a nuestra salud, educación y seguridad, todos los servicios públicos de nuestro estado", dijo la gobernadora Suely Campos a periodistas después de un encuentro con el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles.

El aumento de la demanda por servicios, sumado a la deuda existente, serían las razones para que el país otorgue una atención especial al estado de Roraima.

Según Campos, los pagos mensuales de deuda del estado son de 22 millones de reales (US$6.7 millones) y "casi" 700 millones (US$214 millones) ya fueron saldados. Sin embargo, sería necesario "al menos prorrogar" el financiamiento para "dar un impulso financiero" a Roraima.

Cuando se le preguntó cuál sería la "figura jurídica" utilizada para hacer posible la negociación, respondió que el ministerio está estudiando las posibilidades y habrá una nueva reunión el jueves para continuar las discusiones.

La semana pasada, luego de visitar Roraima, el presidente Michel Temer promulgó una medida provisional y dos decretos con medidas para acoger a los venezolanos y crear una comisión federal de asistencia de emergencia.