Brasilia. Líderes de varios estados federales brasileños propusieron al gobierno central que recorte la proporción de ganancias que obtiene de la producción de petróleo a favor de los estados que no producen crudo para poner fin a una disputa sobre utilidades.

Gobernadores de estados productores y no productores presentaron la idea al ministro de Energía Edison Lobao este martes en la noche, luego de que los primeros se mostraron contrarios a una legislación que de ser aprobada los obligaría a ceder sus ganancias a los estados no productores.

El Congreso de Brasil debe zanjar la cuestión respecto a cómo se beneficiarán los estados por las utilidades petroleras de una vasta reserva subsal descubierta en el 2007 antes de que el gobierno comience a subastar los bloques para permitir su explotación.

De acuerdo a la propuesta de los gobernadores estatales, no habría un cambio en las utilidades petroleras percibidas por los grandes estados productores como Río de Janeiro y Espirito Santo, mientras que el Gobierno federal cedería parte de sus ganancias para beneficiar a los estados no productores.

El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, sostuvo que la ganancia nominal del Gobierno de la producción de crudo continuará subiendo una vez que comience la producción de las reservas subsal, ubicadas bajo una gruesa capa de roca salina.

Lobao aceptó presentar la propuesta a la presidenta Dilma Rousseff, de acuerdo a una fuente que pidió no ser identificada que asistió a la reunión a puertas cerradas.

Sugerencia separada. Los gobernadores hicieron otra sugerencia separada de que los ingresos de los estados obtenidos de la extracción de minerales, y otras fuentes de ingresos sean vistos como un todo cuando se evalúe como deberían distribuirse las regalías subsal.

"Quien quiera que pierda con una cosa, ganaría con otra", dijo Eduardo Campos, gobernador del estado de Pernambuco.

Campos dijo que los gobernadores se reunirían nuevamente la próxima semana con el gobierno federal para discutir el tema.