La deuda de estados y municipios volvió a repuntar. Durante el segundo trimestre del 2014 creció a un ritmo de 95 millones de pesos diarios, es decir, 1,8% con respecto a marzo del mismo año, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Los pasivos totales ascendieron a 489.643 millones de pesos (US$37.491 millones) en junio de este año, 8.564 millones (US$655,7 millones) más que en marzo, lo que significó un nivel histórico. El monto neto representó 85,1% de las participaciones que están presupuestadas y 3% del Producto Interno Bruto Estatal (PIBE).

Como lo informó El Economista el pasado 16 de mayo, en el primer cuarto del 2014, las obligaciones financieras de las administraciones subnacionales rompieron con una racha de crecimiento de seis años consecutivos en su comparativo trimestral.

En enero-marzo del 2014 registraron una caída de 0,4% con respecto a diciembre del año anterior, con lo que dejaron atrás 24 trimestres seguidos de expansión.

Morelos duplica los pasivos. En términos anuales, esto es de junio del 2013 al mismo mes del 2014, las obligaciones financieras aumentaron 10,51%, es decir, 128 millones de pesos diarios (US$9,8 millones).

De las 32 entidades federativas, 12 arrojaron un crecimiento por arriba del incremento nacional. Morelos fue el caso más destacado, al duplicar su carga financiera. Sus pasivos pasaron de 2.643 a 5.859 millones de pesos (US$202 millones a US$448 millones), un aumento de 122%. La deuda representa 73% de sus participaciones y 3,1% de su PIB.

A este le siguieron Chihuahua, con un aumento de 59,18%; Oaxaca, con 54,45%; Colima, con 37,88%, y Zacatecas, con 20,49%. En la lista también aparecen Nuevo León, Durango, Quintana Roo, Guerrero, Guanajuato, Chiapas e Hidalgo.

No hay un panorama claro. De acuerdo con la calificadora Moody’s, será hasta el 2015 cuando se verifique el estatus que tiene la deuda subnacional, ante los altibajos que registra, dado que ese año se celebrarán comicios federales y estatales, que es justo cuando salen a relucir las deficiencias en materia financiera.

En opinión de Carlos González Barragán, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, si bien la deuda estatal no representa un riesgo sistémico, sí existen casos donde se debe poner atención, no por el monto que deben, sino por el acelerado crecimiento que registraron. En su opinión, los estados cuyos pasivos representan más de 100% de las participaciones que reciben “están atados de manos”. En ese caso están: Coahuila (253%), Quintana Roo (250%), Chihuahua (245%), Nuevo León (228%), Veracruz (118%), Nayarit (112%) y Sonora (109 por ciento).

Qroo, el mayor deudor. En términos per cápita (deuda por habitante), Quintana Roo se colocó a la cabeza. Cada uno de los 1.5 millones de personas que ahí viven tendría que desembolsar 12.182 pesos (US$932). Le siguen Coahuila (12.053), Nuevo León (11.678), Chihuahua (11.3420) y DF (6.917).