Ciudad de México. El escenario para el peso sería complicado para el 2018, con la perspectiva de presentar fuertes presiones alcistas, derivadas de la incertidumbre que existirían sobre el Tratado de Libre Comercio del América del Norte (TLCAN), política monetaria de la Fed y las elecciones presidenciales.

Sin embargo, las presiones en la moneda mexicana no se compararían con las que se observaron a principios de este año, donde las cotizaciones superaron los 22 pesos por dólar.

Los analistas consultados coincidieron en que, el mercado de cambios nacional se desarrollaría dentro de un ambiente movimientos volátiles principalmente en el primer semestre, con amplias posibilidades de observarse cotizaciones por arriba de los 20 pesos.

El subdirector de estrategia de tipo de cambio de Banorte-Ixe, Juan Carlos Alderete Macal estimó que el tipo de cambio peso-dólar podría finalizar en 18.60 pesos hacia cierre del próximo año.

“El peso mostraría un alto grado de volatilidad e inclusive superaría el precio de los 20 pesos, sobre todo en los primeros seis meses del siguiente año”, pronosticó el analista de Banorte-Ixe.

El especialista agregó que existen varios factores de riesgo para el peso, como la firma del TLCAN y las elecciones presidenciales, aunque la prima de riesgo sigue siendo baja de cara a la incertidumbre por los factores antes mencionados.

La moneda mexicana se debilitaría también por la expectativa de un mayor fortalecimiento del dólar estadounidense el mercado de divisas internacional, derivado del impulso que le daría a la economía el plan fiscal aprobado la semana pasada, que reduce el pago de impuestos, además del aumento de tasas por posibles presiones inflacionarias, mencionó.

El analista de Banorte-Ixe dijo que en el segundo semestre de 2018, el tipo de cambio podría estar un poco más relajado, con el pronóstico de encontrarse las cotizaciones por debajo de los 19 pesos, debido a que ya se resolvió el problema del TLCAN y de las elecciones presidenciales en México.

En lo que respecta a la directora de análisis económico y bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza dijo que en el primer trimestre de 2018, el peso podría presentar fuertes movimientos volátiles, debido a la inquietud sobre la firma del TLCAN, con la perspectiva de alcanzar un precio de 20.50 pesos.La experta mencionó que el tipo de cambio peso-dólar se podría presionar aún más si en las encuestas de las elecciones presidenciales va repuntando el partido de izquierda, aunque las cotizaciones difícilmente alcanzarían los niveles de principios de este año (22 pesos).

Sin embargo, la especialista anticipó que a partir del tercer trimestre, la moneda mexicana entraría dentro de un ambiente de menores presiones, con la posibilidad de observarse un precio cercano a los 18.50 pesos, sobre todo si las elecciones fueron ganadas por un partido diferente a la izquierda.

El subdirector de mercados financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña destacó que dentro de la negociación del TLCAN existe algunos temas complicados como las reglas de origen y el tema del sector automotriz que sigue siendo un factor de incertidumbre.