Montevideo. La decisión del gobierno de Uruguay de gravar las rentas que tengan uruguayos en el exterior mientras residan en el territorio uruguayo, no le conviene al país a juicio del analista Juan Ignacio Fraschini.

Para el socio de Diferencial Consulting y docente de derecho tributario internacional de la Universidad de Montevideo, aplicar el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para estos casos afectará a Uruguay como holding de operaciones de sociedades extranjeras.

“Las rentas uruguayas están hoy gravadas por Uruguay. Con esta medida se extiende y pasa a ser un sistema radical mundial, con lo que se perdería este atractivo que tiene el sistema uruguayo como jurisdicción”, comentó el especialista a Observa, quien recordó que existen “muchísimas empresas” que funcionan con ese beneficio.

El analista agregó que hoy Uruguay es interesante para estructurar operaciones usando sociedades uruguayas como holding. Señaló que esa calidad de proveedor de sociedades la tienen pocos países fuera del grupo de la OCDE, lo que significa un diferencial de Uruguay.

Fraschini puntualizó que esta iniciativa del gobierno se encuadra en una decisión política para estructurar el sistema uruguayo en un sistema de renta mundial anclado en la residencia. Sobre el punto advirtió que se debe tener capacidad de controlar su cumplimiento, cosa que -desde su punto de vista- Uruguay no tiene porque carece de capacidad y de cantidad de acuerdos celebrados.

“Es ridículo hacerlo cuando los residentes no van a decir si tienen renta en el exterior y por otro lado el gobierno no tiene forma de controlarlo”, explicó. “Después de esto los uruguayos van a comprar sociedades en otras jurisdicciones, la clásica panameña”, ejemplificó.

El analista consideró que gravar la renta de uruguayos en el exterior no es una medida que tanga algún beneficio tributario para el país. “Uruguay con esta medida no va a recaudar más de lo que ya recauda. Ojo que esta decisión política puede haber sido impuesta desde arriba, por el Fondo Monetario Internacional o la OCDE”, comentó.

Finalmente sobre el anuncio de ampliar la posibilidad de levantar el secreto bancario en Uruguay, Fraschini dijo que se enmarca en una serie de “perforaciones” al sistema, y comentó que la decisión tiene un “trasfondo político”.