Tallin, Estonia. Un nuevo país europeo decidió dejar su moneda y comenzar sus operaciones con el euro. Se trata del país báltico de Estonia que se convirtió hoy en el 17 integrante de la Unión Europea que adopta al euro como divisa.

El propio primer ministro de Estonia, Andrus Ansip, fue la primera persona que retiró de un cajero automático la nueva moneda oficial.

A él lo siguieron autoridades como el comisionado de Transporte de la Unión Europea, Siim Kallas; así como los primeros ministros Andrius Kubilius, de Lituania, y Valdis Dombrovskis, de Letonia, también retiraron euros de la máquina.

El arribo de Estonia de lleno en la Unión Europea se produce en medio de los problemas económicos que enfrenta la mayoría de los países del viejo continente que no pueden aún abandonar el impacto de la crisis económica.