El ministerio de Trabajo de Perú hizo en 2009 un primer estudio para cuantificar el peso de las labores domésticas en la economía peruana, llegando a la conclusión de que en términos anuales éstas significan el 16,1% del PBI del 2008 en Lima Metropolitana.

En el caso de los hombres que cumplen tareas domésticas, el peso en el PBI llega al 7,2%, según publica El Comercio.

En 2008, las remuneraciones totales llegaron a los S/.79 mil millones, es decir que el trabajo doméstico de las mujeres alcanzaría aproximadamente 15% de esa cifra.

Tatiana Velasco, coordinadora del Programa de Estadística y Estudios laborales (PEEL), explica que este es un aproximado de cuánto le cuesta a la sociedad mantener a la familia, costo que lo asumen sobre todo las mujeres. Para esto se le imputa un precio a cada actividad, según las remuneraciones que paga el mercado.

El estudio determina que las amas de casa realizan “una actividad productiva de bienes y servicios necesarios para culminar la transformación de los productos que se consumen en la vida cotidiana. De ahí que el trabajo doméstico es una actividad de transformación”.

Hace unos años, la página web salary.com estimó que una ama de casa de EE.UU. debería recibir una remuneración anual de US$135 mil, cifra similar a los ingresos de un ejecutivo con 10 años de experiencia.