El crecimiento económico mundial en 2010, estuvo marcado por la recuperación de las economías desarrolladas, después de la crisis, que incluyó la emergencia de Asia y el fuerte dinamismo de India y China, países que seguirán en la misma senda este año. Sin embargo, para el 2011, las perspectivas de crecimiento mundial se proyectan levemente a la baja.

El menor ritmo de expansión en la recuperación se explicaría por una baja de volumen de comercio mundial, a pesar de los mayores precios de las materias primas, en un contexto de menor producción industrial, persistencia de estrechez crediticia y elevadas tasas de desempleo.

Para este año, el Producto Interno Bruto (PIB) real mundial se expandiría a una tasa anual de 4,4%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), luego de un crecimiento de 5% en el año 2010.

La economía de Estados Unidos mantendría su expansión del PIB en 2011, mientras Japón, China y América Latina experimentarían una leve baja en su crecimiento.

El informe de Direcon estableció que existen brechas de capacidad con altas tasas de desempleo en varias economías desarrolladas y en algunos países de Asia y América Latina, incluso considerando los mayores niveles de consumo e inversión. El FMI prevé un crecimiento de 2,5% para los países desarrollados y un 6,5% para las economías emergentes y en desarrollo para 2011.

El informe detalla la evolución económica de Estados Unidos, Unión Europea, Japón, China, Corea, Argentina y Brasil, así como un análisis de las perspectivas de la economía mundial.