Brasilia. El aumento del salario mínimo de 9% a partir de este mes en Brasil, que lo eleva a 678 reales (US$330), inyectará 32.700 millones de reales (unos US$16.000 millones) en la economía este año, según un estudio divulgado este miércoles.

El estudio del Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos (Dieese) indicó que al menos 45,5 millones de brasileños reciben ingresos vinculados al salario mínimo nacional.

El nuevo salario mínimo comenzará a ser cobrado a comienzos de febrero, con el pago de sueldos de enero.

Con los nuevos recursos inyectados en la economía, la recaudación tributaria sobre el consumo tendrá un aumento de 15.900 millones de reales (US$7.756 millones) este año, mientras que la Seguridad Social tendrá un costo adicional de 15.000 millones de reales (US$7.317 millones).

El reajuste del salario mínimo fue calculado con base en una regla que toma en consideración la inflación del año anterior y la variación del producto interno bruto (PIB) dos años antes.

Para 2013, el cálculo fue hecho con base en el crecimiento de 2,7 por ciento de la economía en 2011 más la proyección del Indice de Precios al Consumidor (INPC) de 6,1% en 2012.