Caracas. Un reciente estudio de la encuestadora Hinterlaces reveló que el 62 por ciento de la población venezolana aboga por la resolución de los problemas económicos que enfrenta el país latino, sin que esto implique la salida del gobierno dirigido por el presidente Nicolás Maduro.

El instrumento "Monitor País" aplicado durante junio y citado este domingo por el reconocido periodista José Vicente Rangel, refleja que esta porción del pueblo apoya la continuidad del Ejecutivo, pero demanda un "cambio de modelo" en el ámbito económico.

"Este resultado se puede interpretar como un respaldo a la continuidad y reimpulso al modelo de inclusión, pero también como una demanda de rectificaciones", expresó Rangel en la sección Confidenciales de su programa dominical.

Asimismo, refiere que sólo un 33 por ciento de la población considera necesaria la sustitución del gobierno como mecanismo para solventar la actual situación.

La encuesta se enmarca en un escenario político y social previo a las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre, irrigado por significativos avances del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Entre éstos destacan los resultados del proceso comicial interno del PSUV, en los que la tolda política obtuvo más de 3 millones de votos cuando sólo aspiraba alcanzar el millón de sufragios.

Esta realidad contrasta con la alianza de oposición Mesa de la Unidad Democrática (MUD, derecha), que en sus elecciones primarias obtuvo poco más de 7 por ciento de participación de sus electores.

En tanto, el periodista José Vicente Rangel señala que dentro de la MUD se incrementan las tensiones y divisiones por parte de los principales partidos: Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular, Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo.

Estas diferencias han causado que Voluntad Popular -organización liderada por el apresado Leopoldo López- ha manifestado que no se unirá a la propuesta de presentar una "tarjeta única" de la MUD dentro del tarjetón electoral, y que por el contrario, lanzará su propia tarjeta.

"El partido de Leopoldo López quiere diferenciarse dentro de la alianza debido a las reservas que tiene con los socios y porque, además,  considerando que evidenciándose con un perfil propio puede obtener mayores dividendos", señaló Rangel.

Además, sostuvo que la MUD presenta contradicciones en su seno, relacionadas con el planteamiento que hace un sector de tener una doble agenda en el contexto de las elecciones del 6 de diciembre: una política y otra subversiva.

La postura violenta, que fue asumida por el grupo de derecha en el último evento electoral del 14 de abril de 2013 -donde resultó electo el actual presidente Nicolás Maduro-, también fue repetida durante el año 2014, generando entre los dos acontecimientos un total de 54 fallecidos.

En esta oportunidad -advierte Rangel-, el argumento que podría emplear este sector de la coalición opositora es el de la situación económica, que a juicio de los integrantes de la MUD "tiene una carga explosiva que puede estallar cuando el país conozca el resultado electoral".

Sin embargo, otro grupo dentro de la coalición aboga por el establecimiento de formas políticas de lucha, y observa el avance del partido de Gobierno respecto a la ganancia social y de electores para la venidera contienda.