Londres. El ministro de Finanzas británico, George Osborne, dijo este sábado que los países de la zona euro habían apoyado su moneda al aprobar el borrador de un nuevo tratado para una mayor integración económica, pero afirmó que aún quedaba mucho trabajo por hacer para estabilizar al euro.

Osborne también reiteró la postura del primer ministro David Cameron de que Gran Bretaña estuvo en lo correcto este viernes al quedar fuera del plan sobre unión fiscal, puesto que no estaba en el interés de la nación.

Gran Bretaña quedó aislada cuando otras nueve naciones de la Unión Europea fuera del bloque monetario dijeron que estaban listas para respaldar a las 17 economías del euro en un nuevo tratado, aunque algunas expresaron cautela.

Consultado por la radio de la BBC si el euro estaba más seguro que hace 48 horas, Osborne respondió que "creo que las cosas están mejor de lo que estaban antes porque ahora ellos coordinarán sus políticas de presupuesto de la forma que probablemente era necesaria (...) es necesario que el euro opere de una manera más eficiente".

"Tenemos que superar los actuales problemas, lo que significa hallar los recursos para apoyar la moneda, y en segundo lugar tenemos que hacer que toda Europa sea más competitiva para que el continente entero, incluyendo este país, no quede fuera de la economía global", agregó.

Osborne desestimó las sugerencias de que Gran Bretaña perderá su influencia dentro de la UE después de haber bloqueado los cambios al actual tratado, diciendo que el gobierno aseguró que los 27 miembros de la Unión Europea discutirían temas relacionados con el rol del grupo como bloque comercial.

"Hemos protegido los servicios financieros y a las compañías manufactureras de Gran Bretaña que necesitan comerciar sus productos hacia Europa a partir del desarrollo de la integración de la zona euro que se expande y afecta a naciones no miembros del bloque", sostuvo.

"Si hubiéramos firmado este tratado (...) entonces habríamos afrontado todo el alcance de los acuerdos europeos, la corte europea, la Comisión Europea, todas estas instituciones que implementan esos pactos, usando la oportunidad para minar los intereses británicos, para socavar un solo mercado. (...) No estamos listos para que eso ocurra", explicó.