Londres. El euro recortó su avance contra el dólar este jueves, en una jornada volátil a las puertas de fin de año, dados los persistentes temores a que la crisis de deuda de la zona euro se pueda intensificar el próximo año lo que llevaba a los inversores a vender ante cualquier repunte de la moneda única.

Analistas dijeron que la primera oferta de la historia del Banco Central Europeo de préstamos a tres años realizada este miércoles no dio mucho apoyo al euro, ya que se mantenían las dudas sobre cuántos de los fondos se prestarán para impulsar a la alicaída economía europea o a los mercados de bonos soberanos de la periferia del bloque.

Agentes del mercado dijeron que la inminente amenaza de rebajas en las calificaciones crediticias de la zona euro también mantenía a los inversores a la expectativa.

El euro ganó algo de apoyo de coberturas en corto en medio de la escasa liquidez de fin de año. Pero cedió buena parte de las ganancias por ventas permanentes de un banco central asiático y fondos de inversión.

Tales ventas llevaron al euro a caer a mínimos de la sesión de US$1,3033 antes de repuntar levemente a US$1,3057. Así, se mantenía por sobre el piso de 11 meses de 1,2945 registrado la semana pasada en la plataforma electrónica EBS y operadores citaron órdenes de frenar pérdidas por debajo de 1,3030 dólares.

"Esta crisis no está ni cerca de estar resuelta. Creo que cuando veamos a los mercados reabriendo de manera significativa en enero, veremos más presión sobre los bonos italianos y españoles, y más presión sobre el euro", dijo Ulrich Leuchtmann, jefe de investigación de moneda extranjera en Commerzbank.

"No veo muchos argumentos para un alza del euro contra el dólar hoy", añadió, estimando que el euro caerá a US$1,25 en 2012.

Leuchtmann dijo que las grandes posiciones especulativas en corto en la moneda común contra el dólar estaban desacelerando su impulso bajista, con muchos inversionistas que pretenden cuadrar tales posiciones antes del periodo de fiestas de fin de año.

Un total de 523 bancos pidieron cerca de 490.000 millones de euros en préstamos al BCE, pero analistas eran escépticos sobre si la liquidez podría aliviar las tensiones de financiamiento de algunos países de la zona euro.

"En el largo plazo, la liquidez provista ayer no va a resolver la crisis de deuda, no va a ayudar a los países del sur de Europa con sus problemas para controlar su deuda pública", comentó Niels Christensen, estratega de Nordea.

Hasta ahora, no había mucha evidencia de que los bancos estuviesen dispuestos a usar los fondos del BCE para comprar deuda italiana o española, aunque el presidente de Francia, Nicholas Sarkozy, los instó a reducir los costos del financiamiento en esos países.

El índice dólar caía un 0,1% a 79,950, aunque se mantenía cerca de un máximo de 11 meses registrado la semana pasada de 80,73, mientras el billete verde permanecía con leves variaciones contra la moneda japonesa en 78,10 yenes.

El dólar australiano subía un 0,4% a US$1,0127 dada un alza en las acciones europeas.

La libra esterlina mostró poca reacción ante un dato de crecimiento del Reino Unido mejor al esperado.