Londres. El euro se recuperaba después de tocar un mínimo de tres semanas el lunes, ante unas cifras de manufactura en la zona euro que no fueron tan débiles como se preveía, pero la incertidumbre sobre un eventual rescate de España todavía afectaba a la demanda.

Los datos reflejaron que el sector manufacturero francés se deterioró abruptamente en septiembre, mientras que el índice de gerentes de compras (PMI, por sus siglas en inglés) para Alemania, la mayor economía europea, creció a 47,4 en septiembre.

La lectura alemana fue la más alta desde marzo pero sigue debajo de la línea de 50 que separa el crecimiento de la contracción.

Los PMI para Italia y España no fueron tan malos como se esperaba, ofreciendo algún alivio para el euro, vapuleado por las preocupaciones sobre la deuda soberana y el sector bancario.

La moneda común ganaba el 0,3% a US$1,2895, aunque algunos analistas decían que su resistencia se debía no tanto a la confianza en la zona euro sino a la debilidad del dólar después de que la Reserva Federal estadounidense lanzó otra ronda de alivio monetario el mes pasado.

El euro había marcado un mínimo de tres semanas de US$1,2804 en la sesión asiática.

Los inversores esperaban al resultado de la última revisión de Moody's sobre la calificación soberana de España ante la posibilidad de que la cuarta economía de Europa caiga a categoría de "bonos basura", lo que aumentaría la presión para que salga a buscar un rescate internacional.

Una auditoría independiente divulgada el viernes mostró que el sector bancario español necesitará 59.300 millones de euros (unos US$76.500 millones) en fondos adicionales para responder al declive económico.

España dijo que solo 40.000 millones de euros provendrían de la asistencia europea, mientras que el resto podría ser recaudado por los propios bancos.

Contra el yen, el dólar subía un 0,1% a 77,97 unidades de Japón.