Londres. El euro luchaba por conservar sus ganancias contra el dólar este martes, ya que expectativas de un alza de tasas de interés en la zona euro eran opacadas por las advertencias de la Reserva Federal en contra de mantener la política monetaria estadounidense por demasiado tiempo.

El euro subió hasta cerca de US$1,4150 antes de retroceder, dado que los operadores se embolsaron ganancias luego de que el consejero de la Fed, James Bullard, dijera que el banco central estadounidense podría normalizar la política monetaria antes de que las incertidumbres globales se resuelvan.

Comentarios adicionales sobre una posible reducción al programa de compras de bonos del Tesoro por parte de la Fed llevaron al euro a un mínimo de la sesión, aunque ofertas en torno a US$1,4050, incluso de cuentas soberanas, limitaron las pérdidas.

El euro se ha alejado de un máximo de cuatro meses y medio de US$1,4249 registrado la semana pasada, pero ha sido apoyado por la creencia de que el Banco Central Europeo podría subir las tasas de interés el próximo mes.

Las declaraciones del presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, del lunes avivaron tal creencia, ya que sostuvo que la inflación estaba "persistentemente" por encima de la meta del banco central.

"La paridad euro/dólar se está transando actualmente sobre dos factores: los diferenciales de tasas de interés y la configuración técnica", dijo Niels Christensen, estratega de moneda de Nordea en Copenhague.

"El euro no pudo romper por debajo de los 1,40 dólares ayer (lunes), y la semana pasada decepcionó por el lado alcista, al no poder probar los máximos de noviembre (en 1,4283), por lo que es probable que se mantenga en el rango 1,40-1,42", acotó.

El euro bajaba levemente en el día al situarse en 1,4060 dólares.

La volatilidad implícita a un mes de la paridad euro/dólar se ubicaba en torno al 9,9%, cerca de su menor nivel en casi un año.

Los inversionistas seguían focalizados en la perspectiva de mayores tasas de interés e ignoraban la crisis de deuda de la zona euro, pese a las crecientes preocupaciones sobre la capacidad de Portugal de financiarse cuando el país se apresta a una elección anticipada.

El euro subía un 0,5 por ciento contra el yen a cerca de 115,64 yenes, su máximo nivel desde que los bancos centrales del Grupo de los Siete países desarrollados intervinieron conjuntamente el mercado a pedido de Japón para frenar la apreciación del yen tras un devastador terremoto.

El dólar se elevaba un 0,5% a 82,10 yenes, por demanda de bancos de Estados Unidos y Reino Unido.

El índice dólar, que mide su desempeño contra una cesta de monedas de referencia, ganaba un 0,2% a 76,298.