Tokio. El euro subía frente al dólar en Asia este martes ya que los inversores compraban la moneda única con la vista puesta en futuras ganancias, en medio de rumores de que la Reserva Federal de Estados Unidos podría volver a relajar la política monetaria.

La noticia publicada este martes en The Wall Street Journal de que los funcionarios de la Fed están considerando nuevas formas para posibles compras de valores del Tesoro a largo plazo alimentó este punto de vista. Los funcionarios están dándole vueltas, sin ninguna conclusión todavía, a la idea de pequeñas compras de valores del Tesoro, en contraste con las grandes compras, limitadas en el tiempo, llevadas a cabo en 2009. Los operadores dijeron que la discusión de cualquier compra de este tipo puede ser suficiente para empujar a los inversores a comprar el euro.

La moneda común se está beneficiando de la visión de que la expansión de la Fed podría mantener los tipos de interés del dólar más bajos que los del euro por un largo periodo de tiempo. Esta especulación podría empujar de nuevo al euro por encima de los US$1.3500, estiman los operadores. El euro alcanzó brevemente ese nivel este lunes por primera vez desde abril.

"Sí, el efecto final sobre el dólar dependerá del tamaño [de cualquier compra de valores del Tesoro], pero por ahora sólo se habla de que más expansión cuantitativa puede alimentar la debilidad del dólar", dijo Yuichiro Harada, operador del mercado de divisas de Mizuho Corporate Bank.

El euro podría subir hasta los US$1.3530 al final de la jornada mundial, dijo Harada. A las 0550 GMT, la moneda única se situaba en US$1.3462-65, frente a US$1.3444 de última hora de este lunes en Nueva York. El índice ICE del dólar, que mide la fortaleza de la moneda estadounidense frente una selección ponderada de divisas, entre ellas el euro, bajaba a 79,382 desde 79,502.

Animado por su alza frente al dólar, la moneda común subía también frente al yen y se cambiaba por 113,39-46 yenes a las 0550 GMT, frente a 113,25 yenes a última hora del lunes en Nueva York.

Aunque los operadores dijeron que las persistentes preocupaciones sobre nuevos problemas fiscales y del sector financiero en Europa pueden impedir que el euro suba considerablemente, siempre y cuando estas preocupaciones permanezcan confinadas a los países más pequeños de la zona euro el euro podría seguir subiendo poco a poco.

Moody's rebajó este lunes tres escalones la calificación de la deuda de Anglo Irish Bank, destacando la opinión de que las turbulencias en el sector financiero europeo podrían suponer en adelante un riesgo a la baja para el euro.

Pero a menos que vuelvan a aparecer malas noticias sobre los bancos más grandes de los principales países de la zona euro, el euro probablemente continuará aprovechándose de la debilidad del dólar, dijeron los operadores.

"Una rebaja de calificación de este tipo es sin duda mala para los bancos involucrados, pero el punto es que este tipo de cosas tendría que suceder en una escala más grande, en un país grande como España, para que pesara gravemente sobre el euro", dijo Harada, de Mizuho Corporate Bank.

Por otra parte, el dólar registraba pequeños cambios frente al yen, y se encontraba en 84,21 yenes a las 0550 GMT, frente a 84,25 yenes de última hora del lunes en Nueva York. El mercado estaba tranquilo, ya que muchos inversores se abstuvieron de tomar grandes posiciones, en medio de persistentes preocupaciones de que el Ministerio de Finanzas japonés podría volver a ordenar una intervención mediante la venta del yen, tal y como hizo a principios de este mes por primera vez en más de seis años.

El movimiento de Japón podría estar recibiendo un apoyo tácito de Estados Unidos, lo que puede "ser considerado por ahora como una luz verde para Tokio", dijo UBS en una nota.

Parece que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Japón, Naoto Kan, no tocaron el tema de la intervención en su reunión de la semana pasada celebrada en el marco de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Pero la reunión de Obama con el premier chino, Wen Jiabao, se centró en gran medida en las preocupaciones de Estados Unidos sobre la política que mantiene China sobre el yuan, señaló UBS.

Sin embargo, Japón "probablemente no desea poner a prueba demasiado" la tolerancia de Estados Unidos, ya que China está usando "un microscopio para detectar cualquier signo de hipocresía de Estados Unidos en lo que a las relaciones comerciales se refiere" , dijo UBS.