Londres. El euro subió este miércoles a un máximo de 15 meses contra el dólar mientras que el yen caía de manera generalizada, debido a que los inversores retomaron las operaciones de riesgo y apuntaron a monedas que prometen mayores rendimientos.

La moneda única era impulsada por una probable demanda de países que buscaban reciclar sus dólares, dado que el euro seguía apoyado en la perspectiva de mayores alzas en las tasas de interés de la zona euro, al tiempo que la política continúa expansiva en Estados Unidos y Japón.

El alza de las tasas del Banco Central Europeo la semana pasada no debiera ser considerada como una decisión aislada y el presidente del BCE ha señalado que no fue algo extraordinario, dijo el consejero del banco Luc Coene.

"Algunos indicadores de posicionamiento están apuntando a un agresivo repunte en las posiciones largas en euros. Lo que comenzó como un movimiento de reciclaje de dólares de los soberanos parece haber ganado tracción", dijo Valentin Marinov, estratega de moneda de Citi.

"Pero podríamos ver un cambio si el posicionamiento comienza a verse estrecho en el corto plazo y dado que un montón de cosas positivas para el euro ya fueron incorporadas al precio", añadió.

Las monedas vinculadas a materias primas como los dólares de Australia y Nueva Zelandia también subían, apoyadas por una recuperación en los precios de los insumos básicos y las acciones, mientras que el yen -la divisa de financiamiento más popular para comprar activos de mayor rendimiento, el proceso llamado carry trade- retrocedía desde su avance del martes.

El euro subía un 0,1% a US$1,4506, tras tocar US$1,4521 en la plataforma electrónica EBS, superando por poco el máximo del martes de US$1,4520.

Su avance fue frenado por persistentes ofertas vinculadas a opciones.

Contra el yen, el euro ganaba un 0,7% en el día a 121,91 yenes, aunque permaneció bien por debajo de un máximo de 11 meses de 123,33 yenes alcanzado el lunes.

El dólar subía un 0,5% a 84,07 yenes tras descender más del 1,2% el martes para su mayor caída porcentual diaria en cuatro meses.